La fiesta del Día Nacional de Mónaco ha tenido dos grandes protagonistas: la ausencia de Carlota Casiraghi, que ha dado a luz a su segundo hijo hace unas semanas, y los pequeños de la familia Grimaldi, que han participado en un acto oficial por primera vez.

Artículo relacionado

Los hijos de Pierre y Andrea Casiraghi y nietos de Carolina de Mónaco se han convertido en los 'reyes' del Día Nacional de Mónaco. Igual que sucede con los pequeños de la familia Real Británica, Stefano, Francesco, Maximilian, India y los hijos de Alberto, Jacques y Gabriella, han sido los claros protagonistas de la celebración que viene teniendo lugar en el principado desde 1949.

Carolina ha disfrutado de lo lindo con los más pequeños, Francesco y Maximilian, y es que ha demostrado que, aunque vestida de Chanel de pies a cabeza, es una abuela como otra cualquiera. Su hermana Estefanía, que suele ser más discreta, ha llamado la atención por el espectacular abrigo rojo entallado que ha utilizado para la ocasión.

Gabriella, hija de Charlene y Alberto, ha protagonizado una de las anécdotas más tiernas de la jornada cuando se le ha caído el globo con el que estaba jugando mientras se encontraba en el balcón con sus padres y su hermano, Jacques, el que será el heredero del Principado.

Carlota ha sido ha sido la gran ausente y es que hace tan solo unas semanas que ha dado a luz a su segundo hijo, Balthazar, fruto de su relación con el productor Dimitri Rassam.