Mila Ximénez está cumpliendo su palabra. Tras semanas sumida en el silencio, ha vuelto a las redes sociales con un melancólico mensaje, del que se desprende que ha pasado unos días felices con sus personas favoritas. Después de su desgarrador y valiente testimonio sobre la lucha contra el cáncer que se encuentra afrontando, la colaboradora televisiva y querida bloguera de Lecturas se mima con la mejor medicina: la tranquilidad y el amor de los suyos.

Artículo relacionado

El pasado 16 de junio, entre lágrimas, entre asustada y enfadada por las noticias que le habían dado los médicos, confesaba que padecía cáncer de pulmón a través de una llamada telefónica en directo. Pocos días después, empezaba el largo camino de un duro tratamiento de radioterapia y quimioterapia, en el que ha estado arropada por sus hermanos, sus amigos y su hija Alba. Todos ellos se han convertido en un pilar imprescindible para mantener el ánimo intacto.

Mila se despedía de los platós antes de coger la baja en el sofá de 'Sábado Deluxe' un mes después de su impactante anuncio. A partir de entonces, se sumía en el silencio, y solo conocíamos pequeños detalles de cómo estaba viviendo este verano tan complejo, marcado por el cáncer. Jorge Javier Vázquez se volcaba en su íntima amiga, con quien ha compartido unos días de ensueño surcando el Mediterráneo en un barco. "Es fin de semana y estoy con Mila en un barco surcando el Mediterráneo. Estamos Mila, Jorge Javier y yo, entre otros. Los justos y necesarios", deslizaba desde su blog de Lecturas.

Artículo relacionado

Ahora, a través de la última publicación se desprende que ha estado en su maravillosa casa de Marbella sintiéndose querida, arropada y segura por su familia. Como diría Jorge Javier, "los justos y necesarios" para cargar energías, coger confianza y pensar en un futuro esperanzador. Si bien sus palabras son melancólicas, no cabe duda de que bajo ellas subyacen inolvidables anécdotas que se han convertido de manera instantánea para ella en recuerdos imborrables. "Todo se queda vacío y sin vida cuando no estáis. ¡Cómo os echo de menos!", escribe junto a una fotografía de una vacía.

Una imagen que invita a imaginar las risas y los buenos momentos que ¿habrá pasado con sus nietos y con su hija, a los que adora? De momento, Mila solo ha querido mostrar una pequeña parte de su vida en unas circunstancias tan atípicas, pero no deja de ser buena señal este paso que ha dado. La colaboradora tenía intención de volver en otoño a los platós. Seguro que para su audiencia fiel sería una grandísima noticia que se acabar materializando.

Mila Ximénez