Tras unas semanas en los que los rumores sobre su estado de salud no han cesado, Mila Ximénez ha decidido dar un paso adelante al regresar con mucha fuerza este martes 2 de octubre a Sálvame. La colaboradora ha hablado abiertamente sobre cómo se encuentraen plena batalla contra el cáncer de pulmón que padece.

Artículo relacionado

Muy sincera, Mila Ximénez ha explicado que dentro de dos semanas tendrá que tomar una difícil decisión. “La semana que viene me hacen una nueva prueba, porque se ha complicado una de las zonas. Se ha disparado y me hacen un TAC. Dependiendo del TAC, escucharé a mi doctora y yo tomaré una decisión. En 15, 17 días…”, ha comenzado a explicar la colaboradora de Sálvame.

Mila Ximénez no sabe todavía si va a decidir continuar con el tratamiento o no. “No quiero seguir viviendo así. No vives, ha sido horrible, me he asustado. No tengo cuerpo. Tengo mucha fuerza, pero cada vez me cuesta más sacarla y levantarme”, ha continuado la exconcursante de Gran Hermano VIP, para seguir: "No ha sido una quimio tan devastadora, ha sido un poco mejor, pero está siendo muy largo y jodido el camino. Me ha pillado cansada y la distancia con mi familia y la soledad también está haciendo".

Mila Ximénez

Mila Ximénez explica la dura decisión que quiere tomar y que pone de los nervios a su familia

Telecinco

Con el corazón en el pecho, Mila ha desvelado que no tiene miedo a la muerte, pero le gustaría poder hacerlo bien. "Soy una persona que me gusta vivir con calidad de vida. Sé que estoy preparada y cada día estoy más. Vi unas imágenes de Pau Donés con los tubos y me he dicho: ‘Yo no voy a llegar así, ni de coña. Te lo juro por Alba’”, ha afirmado.

Mila tiene claro que mientras pueda seguir viviendo, lo hará con todas sus fuerzas: “Si me dicen que esto tiene una duración de un tiempo, digo, pues muy bien, yo me organizo. Mientras pueda estar así, y pueda hablar con vosotros, pero si a mí me dicen, que estoy va para larguísimo y que los tratamientos no se sabe si van a funcionar, se acabó el tratamiento. Lo que dure. Me voy de viaje, me compro una casa en el campo, vengo a trabajar todos los días, pero yo no voy a continuar”.

Artículo relacionado

Una durísima decisión que, eso sí, pone de los nervios a todos los miembros de su familia. En especial, a su hija Alba, quien se ha convertido en su máximo apoyo estos días. “Lo digo aunque sé que mucha gente de mi familia se pone de los nervios, pero me entienden”, ha asegurado sobre su deseo de morir bien. Y ha continuado: “Es una reflexión que hago de mi vida. Yo quiero morir bien. Y como le dije a Antonio Rossi esta mañana: si esto me dura 2 años, a los 70 años es supereducado morirse. Es una edad muy elegante”.