‘Mask Singer: adivina quién canta’ ha supuesto un gran éxito para Antena 3. En él personajes famosos cantan ocultos bajo llamativos disfraces y el jurado y la audiencia, con las pistas que dan, tienen el reto de adivinar quiénes son. La encargada de diseñar los originales disfraces ha sido la estilista Cristina Rodríguez, que este miércoles intervenía en ‘Espejo Público’ para hablar del programa revelación de Antena 3.

Artículo relacionado

Cristina Rodríguez ha asegurado que, aunque ella ha diseñado los disfraces que llevan los concursantes, desconoce quiénes se ocultan tras ellos en ‘Mask Singer: adivina quién canta’. "No sé quién está debajo de las máscaras. Mis amigos me hacen chantaje, me quieren cambiar una información por otra, pero de verdad que yo no sé nada”, expresaba en ‘Espejo Público’. La estilista ha hablado de la dificultad que supone confeccionar los trajes sin conocer las personas que van a llevar cada uno de ellos. Lo único que le han especificado alguna vez, ha contado en ‘Espejo Público’, era si el disfraz lo iba a llevar una mujer o un hombre.

En su intervención en el programa que Susanna Griso presenta en Antena 3, Cristina Rodríguez ha hablado de su experiencia diseñando los disfraces de ‘Mask Singer: adivina quién canta’. Durante su explicación la estilista ha tenido un lapsus y ha desvelado por descuido uno de los secretos del programa: el nombre de un disfraz que aún no habían dado a conocer.

“Los disfraces que creíamos a priori que iban a ser muy difíciles, fueron muy fáciles, y al contrario. La cerdita fue el primero que hicimos y fue el más fácil. Y el robot fue muy difícil”, expresó Cristina Rodríguez en ‘Espejo Público’, sin darse cuenta de que estaba desvelando un traje que aún no se había visto en ‘Mask Singer: adivina quién canta’. “¿Robot?”, preguntaba Susanna Griso extrañada. “El robot no ha salido todavía”, expresaba uno de los colaboradores del programa. Cristina Rodríguez se llevaba las manos a la boca, escandalizada por la metedura de pata. “Ya he dicho algo que no debía”, decía la estilista, entre risas, lamentando su lapsus.