Sabemos que el círculo íntimo que va a ser testigo del 'sí, quiero' entre Ana Boyer y Fernando Verdasco, se puede permitir todo este despliegue y más, pero no se van a librar del enorme desembolso que va a suponerles. Se mire por donde se mire, el romántico enlace que la pareja va a celebrar en las Bahamas este próximo 8 de diciembre dejaría raquítica la cuenta bancaria de cualquier persona mínimamente solvente. Y es que esta boda es el terror de cualquier hucha de cerdito.

Vuelos, alojamiento y dietas, 'look' de infarto (y digno), el regalo para Ana y Fernando... A medida que enumeramos todos los gastos, los ceros van subiendo sin piedad. Sin contar que, ya que es un destino tan exclusivo y especial, invita a algo más que a ir de boda, como por ejemplo actividades acuáticas, deportivas, sorpresas románticas,...

Artículo relacionado

El primer inconveniente con el que se van a encontrar los asistentes al enlace es la fecha. El día está muy próximo en el calendario por lo que las posibilidades de encontrar buenas ofertas de vuelos y de alojamiento, cada momento que pasa, se pone más difícil. Contratar un vuelo de ida y vuelta económico supera los 500 euros, sobradamente. El incremento del precio depende del aeropuerto al que viajes. Bahamas tiene dos destinos principales: Nassau o Freeport. Aterrizar en la capital, saldría para esas fechas por 564 euros, mientras que hacerlo en Freeport supondría un desembolso de 824 euros.

Teniendo en cuenta la enorme duración del viaje (de unas 12 horas), es posible que compense más viajar en primera clase. Entonces el billete se dispara y supera los 2.100 euros.

De perdidos al río, ¿qué más da ya a estas alturas lo que te pueda costar el alojamiento? En habitación doble en un hotel con todo incluido, el precio por noche oscilaría entre los 200 y 300 euros.

Analizado todo esto, las bodas de alto standing más que dar envidia, dan vértigo. Pero, ¿y lo bonitos que van a quedarles los 'selfies' durante las espectaculares puestas de sol? Definitivamente, en sus publicaciones de Instagram va a estar más que justificada la frase: "Aquí, sufriendo".