Se tuerce la situación legal de Luis Medina, hijo pequeño de Naty Abascal y el fallecido Rafael Medina, duque de Feria. Las investigaciones que estaba llevando la Fiscalía Anticorrupción sobre él han arrojado luz sobre el presunto delito por el que ha decidido querellarse contra él. Según el documento al que ha tenido acceso Europa Press, Luis Medina y su amigo, Alberto Luceño, habrían cobrado comisiones millonarias en el proceso de compra de material sanitario para el Ayuntamiento de Madrid, en el que actuaron como intermediarios. La gravedad de esta situación queda acentuada dado que tuvo en lo peor de la pandemia. Anticorrupción acusa al hermano de Rafael Medina y a su socio de estafa agravada; falsedad en documento mercantil y blanqueo de capitales aunque, matiza el mismo medio, que esta calificación podría modicarse "en el momento procesal oportuno".

Artículo recomendado

Boda Isabelle Junot y Álvaro Falcó. Los invitados llegan al palacio de Mirabel

Boda Isabelle Junot y Álvaro Falcó. Los invitados llegan al palacio de Mirabel

El negocio lucrativo en el que habría colaborado Luis Medina junto a Alberto Luceño no solo habría sido ilegal, sino éticamente reprochable. Cuando escaseaban las mascarillas, a duras penas los sanitarios y otros trabajadores que velaban por nuestra integridad física y emocional frente al virus, en la devastadora primera ola del coronavirus en 2020, el hijo de Naty Abascal habría cobrado nada menos que un millón de euros al participar como intermediario en una operación logística entre el Ayuntamiento de Madrid y su socio, ambos "actuando de común acuerdo y con ánimo de obtener un exagerado e injustificado beneficio económico". Según el documento, Luis Medina habría sido el que puso en contacto al consistorio con Alberto, aprovechando su notoriedad mediática y "su amistad con un familiar del alcalde de Madrid".

Artículo recomendado

El príncipe Harry se ve afectado por la investigación a la fundación de su padre, el príncipe Carlos

El príncipe Harry se ve afectado por la investigación a la fundación de su padre, el príncipe Carlos

Entre la información recabada por la Fiscalía Anticorrupción y que destapaba elDiario.es, se encuentra el contrato de los guantes que quedó cancelado, por la mala calidad del material empleado, siendo necesaria la intervención del hijo del fallecido duque de Feria para que su amigo empresario diera explicaciones a las reclamaciones del Ayuntamiento de Madrid, quien le pidió la devolución del dinero que le adelantaron y que se había quedado. Asimismo, la investigación también apunta a otros dos contratos, con presuntas comisiones millonarias, con las que se habría lucrado fraudulentamente Luis Medina.