Estaba claro que iba a ser una de las entrevistas del momento. Alba Carrillo y su madre, Lucía Pariente, cara a cara. Dos sillas, muchas preguntas y una de la relaciones familiares más complejas de los últimos tiempos. Claro que nadie contaba -o bueno, igual sí- con que Alba terminaría llorando y abandonando el plató de Sábado Deluxe. Por suerte, les dio tiempo a hablar de todo. Inlcuso de sexo. Y no tuvieron muchos pelos en la lengua...

Artículo relacionado

Alba Carrillo y Lucía Pariente volvían al Deluxe con una importante misión: entrevistarse mútuamente. Madre e hija iban a preguntarse todo aquello que nunca se habían atrevido a preguntar. Lo que no esperaban era que los colaboradores habituales del programa iban a estar observándolo todo e interviniendo cuando así lo considerasen. A Alba no le gustó lo más mínimo, pero Lucía lo llevó estupendamente. ¿Hay algo que perturbe a una de las madres más guerreras de la historia?

Lucía estuvo cómoda en plató -y eso que había asegurado que no pensaba volver a la televisión-. Divertida, directa, irónica, respondió a todos, se enfrentó a su hija y se sinceró mucho más que en otras ocasiones. Habló de su faceta como madre, pero también de su vida sexual. Y dejó titulares tan potentes como este: “No hago nada desde que nació mi hija”. Eso sí, todo con ese tono chistoso tan típico de Lucía. Por suerte, lo desmintió, aunque también confesó que no es una mujer especialmente fogosa.

Creo que en las relaciones actuales se magnifica todo”, explicó la exsuperviviente. “El sexo es sexo. Ahora, antes, el que hicieron mis abuelos, mis bisabuelos y mis tatarabuelos”. La madre de Alba Carrillo le da mucha más importancia a tomarse un café con una buena conversaciones que a cualquier encuentro físico. “Por lo menos, por el número de hijos sabes las veces que ha empujado cada uno. Yo, una”, bromeó ante la mirada atónita de Jorge Javier. Y con su hija delante, claro.

Pero si alguien pensaba que Alba se iba a incomodar, se equivocaba. La modelo estuvo más tranquila de lo habitual y confesó que suele hablar mucho de sexo con su madre. De hecho, Lucía no tuvo reparos en preguntarle que cuándo había sido la última vez que había mantenido relaciones sexuales. “Yo, desde esta mañana. ¿No me ves que bien la piel?”, respondió Alba entre risas. Está claro que la relación madre e hija de las Pariente es algo nunca visto.