A veces, una simple ráfaga de aire puede llegar a convertirse en nuestra peor enemiga. Como en el caso de Bella Hadid en Cannes, que con su espectacular vestido de seda rojo firmado por Alexandre Vauthier, fue capaz de acaparar todas las miradas de la noche y, que desató una gran polémica que más tarde resolvió su estilista sobre si llevaba o no ropa interior, no pudo evitar que se viese algo más de lo que estaba previsto.

Artículo relacionado

Porque seamos sinceras, ¿quién no ha sido víctima alguna vez de una ráfaga de viento que nos ha dejado literalmente ‘con el culo al aire’? ¿Quién no ha sufrido alguna vez las ‘terribles’ consecuencias de esos pantalones que al sentarnos o agacharnos han dejado que ver esa parte donde nuestra espalda pierde su nombre? ¿O de esa camisa traicionera que se desabrocha sola en el momento en el que menos te lo esperas? Seguro que todas.

Sea como fuere, Bella tampoco ha sido la primera celeb que, ya sea por el viento, el diseño de su vestido, escote que quita el hipo, abertura o minifalda imposible, no ha podido evitar enseñar en alguna ocasión alguno de sus encantos habitualmente ocultos. ¿Quieres recordarlos?

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado