Acaba de llegar a ‘La isla de las tentaciones’ y Patricia Guimeras ya no puede más. La pareja de Alejandro Livi se ha enfrentado a su primera hoguera. Allí ha podido ver los vídeos de las primeras horas de su novio en la villa en la que convive con las tentadoras y… ¡Ha terminado fuera de sí! La nueva incorporación del programa presentado por Sandra Barnedaha visto cómo su chico tiene muchísima complicidad con Lía. Ha visualizado las imágenes de lo bien que se llevan y en ellas ha habido unas palabras del italiano que no le han hecho ninguna gracia.

Artículo relacionado

“Vengo a entregarme al cien por cien y veo una complicidad contigo bonita”, le ha dicho el que fuera concursante de ‘Gran Hermano’ a Lía. Algo que su novia se ha tomado como una traición. Aunque al principio ha asegurado que estaba “tranquila”, tras ver el vídeo en el que Alessandro se muestra muy relajado con su conquista, Patricia ha dicho que “para mí que diga complicidad y que ha notado algo más que el físico es clave. Me ha sorprendido porque él sabe que mi mayor temor aquí era que encontrara complicidad”. Por eso, que Alessandro haya llegado a este punto en su primera cita con Lía, a su novia le da "mucho que pensar. No me ha gustado”.

Alessandro Lia

Conforme han pasado los minutos Patricia se ha empezado a poner muy nerviosa y muy seria. Tanto que cuando Sandra Barneda le ha preguntado qué opinaba se ha limitado a decir “quiero una hoguera de confrontación con Alessandro”. La presentadora ha insistido en preguntarle qué pensaba de lo que había visto hasta que ha conseguido que dijera que “que baile y se lo pase bien me parece bien, pero ciertos comentarios no los voy a permitir. Ha pasado el límite que yo no quería que pasara que es faltarme el respeto”. Y de nuevo, y más seria todavía, ha pronunciado la frase “quiero una hoguera con Alessandro”.

Patricia Guimeras

Cuando Sandra le ha dicho que iba a tener que esperar para reencontrarse con su novio, Patricia ha estallado, se ha levantado, ha abandonado la hoguera y ha comenzado a caminar gritando que quiere esa hoguera cuanto antes. Un grito que ha sonado en numerosas ocasiones y ante el que sus compañeras se han quedado estupefactas.