Yola Berrocal tocó el cielo con las manos en la gala del pasado domingo de 'La Casa Fuerte' tras escuchar que Cristian Suescun le confesó a Labrador que no pusiera los ojos en la bailarina: "Yola es mía", le dijo el hermano de Sofía Suescun al ex tronista. Además, ambos reconocieron que se besaron e intimaron durante uno de sus ya famosos masajes.

Tras esto, Yola se vino arriba decidida a luchar por su relación y preparó una cita, con la ayuda de su amiga Leticia Sabater, para dar rienda a su pasión con el de Pamplona. El plan: cena bajo las estrellas y dormir juntos (¿y revueltos?) en su habitación. Sin Leticia, claro.

Artículo relacionado

Cristian accedió a la cena y se mostró encantado, y aunque le dijo a Yola que seguía apostando por la relación con su novia, a pesar de todo, sí que se mostró cómodo y relajado con su 'íntima' amiga. Todo iba sobre ruedas hasta que varios de sus compañeros de reality encabezados por Oriana irrumpieron en la cena, pancartas en mano, manifestando su repulsa a esta cena a favor de la infidelidad.

Todos mostraron su solidaridad hacia Jéssica y la cita acabó desmoronándose. "Llevo dentro de mi corazón aquel momento mágico en el que nuestros labios se unieron para darnos un beso", le había escrito Yola a Cristian en una preciosa carta de amor.

Artículo relacionado

Durante la gala de la semifinal, Yola y Cristian han podido ver toda la secuencia y Yola se ha mostrado muy dolida por la actitud de sus compañeros sin entender por qué se meten en su relación. Ha sido cuando el hijo de Maite Galdeano ha pedido la palabra, y nada ha salido como ella esperaba.

"Sintiéndolo mucho por Yola, accedí a esa cena para comerme un chuletón y dar un trago de crianza", ha comentado Cristian dejando a Yola tocada y hundida. Pero la cosa no ha quedado ahí: "Yo lo siento mucho, ya le he explicado que yo miro así. Fui a la cena para aclarar mis sentimientos y dejarle claro, otra vez, que somos amigos".