Kiko Matamoros,Nacho Palau y Mariana han incumplido las normas de ‘Supervivientes 2022’. Los concursantes han vareado cocos para que caigan de las palmeras y así poder comérselos. Esto de varear es algo que los participantes del ‘reality’ tienen prohibido desde el minuto uno. Pero estos tres no han atendido a las exigencias del programa y se las han saltado con tal de paliar su hambre. Desde la organización les han pillado y también algunos de sus compañeros les han visto. Así que esta noche han sido sancionados con un castigo.

Artículo recomendado

Carlos Sobera, irónico, reprocha la actitud de los concursantes de 'Supervivientes' tras su último fracaso

Carlos Sobera, irónico, reprocha la actitud de los concursantes de 'Supervivientes' tras su último fracaso

Ha sido la audiencia la que ha decidido que sean castigados. En una votación, el 53% del público ha decidido que Kiko Matamoros, Nacho Palau y Mariana sean sancionados. Carlos Sobera ha sido el encargado de comunicarles el castigo y de darles un tirón de orejas para que esto no vuelva a ocurrir. “El programa ha visto con preocupación cómo algunos os habéis dedicado a varear cocos verdes. Algo que ya sabéis que no se debe hacer”, les ha recordado. A continuación, les ha contado que tiene que cumplir “la prohibición de comer coco hasta nueva orden”.

Los concursantes de 'Supervivientes 2022'

Los concursantes de 'Supervivientes 2022'.

Telecinco

Lejos de tomárselo mal, Kiko Matamoros, Nacho Palau y Mariana han acatado la decisión. Incluso el colaborador ha reconocido que han hecho mal y que este es un castigo merecido. Así que a partir de ahora y hasta que la organización se lo permita, no podrán alimentarse con los cocos de la isla y tendrán que optar por otras opciones.

Desde el plató, algunos colaboradores han comentado la torpeza que han cometido a la hora de hacer esto. Algunos exconcursantes incluso han dicho que deberían haber esperado a no ser captados por las cámaras como ha sucedido en otras ediciones para que así no hubieran llegado al punto de ser sancionados y quedarse sin los cocos.