"Ni me retirado ni me han negado ni nada, solo estoy esperando el momento".Así de tajante ha sido Julián Contreras Jren su reaparición en un acto público tras mucho tiempo alejado del ruedo mediático. El hijo de Carmina Ordóñez llegó a tocar fondo por sus problemas económicos y cayó en la ansiedad, pero se ha recuperado y quiere tranquilizar a todo el mundo: "Estoy bien, contento, tranquilo... Viviendo el día a día sin estrés, ni agobios. La ansiedad está ya “enterradísima”, ha dicho ante las cámaras en el desfile del joven diseñador Eduardo Navarrete, en el que ha reaparecido.

Artículo relacionado

No ha cambiado, eso sí, la relación con sus hermanos mayores, Fran y Cayetano Rivera, con los que no mantiene ninguna relación. "Sería muy feo por mi parte que yo hablase de eso (refiriéndose a la polémica por las especulaciones sobre la vida personal de Cayetano), pero espero y deseo que estén bien, lo mejor posible", ha expresado. Julián, que por ahora está centrado en su libro y en su trabajo, ha asegurado sentir "los mejores deseos" hacia sus hermanos pero, de momento, ha cerrado la puerta a toda reconciliación. "De momento estamos así y así seguiremos", ha asegurado a los periodistas insistiendo en que prefería no entrar en ese tema tan espinoso para su familia.

La mala relación de los hijos de la recordada Carmina Ordóñez no cesa y la distancia entre ellos es cada vez mayor. Fran, Cayetano y Julián no mantienen ningún tipo de comunicación ni relación, Julián Contreras parece tener claro que no quiere hablar de ellos, tras las muchas críticas pronunciadas que han hecho (casi) imposible que se produzca el acercamiento.