Isabel Pantoja ha sufrido un nuevo revés judicial en su peor momento. Tras la muerte de la persona más importante de su vida, su madre doña Ana, y con su familia en guerra, la tonadillera tendría fecha para sentarse en el banquillo de nuevo acusada de un delito por el que la fiscalía de Marbella solicita tres años de cárcel para ella.El reencuentro con su hijo Kiko Rivera, tras más de un año sin verse y enfrentados, se ha empañado por esta nueva información, que ha dado a conocer la agencia Efe y de la que se ha hecho eco también Jaleos aludiendo a fuentes judiciales. Isabel Pantoja, según estas informaciones, se volvería a sentar en el banquillo el próximo mes de marzo en el mismo juzgado donde fue condenada a dos años de prisión por blanqueo de capitales y cuando se cumplen 6 años de su salida de la cárcel de mujeres de Alcalá de Guadaíra en Sevilla.

Artículo relacionado

Esta información ya la avanzó el pasado mes de marzo Paloma García-Pelayo. La periodista explicó entonces que la tonadillera se enfrenta a una petición de tres años de cárcel por parte de la fiscalía de Marbella. Los hechos se remontan a la época en la que la cantante se encontraba cumpliendo condena en prisión. Según se ha publicado, Pantoja habría efectuado un pago, a través de una sociedad y tras la venta de su casa de ‘Mi Gitana’, a la constructora Codabe en lugar de hacerlo a Hormofer, verdadero acreedor de la deuda. Es esta deuda la que ha originado todo este nuevo conflicto judicial. La novedad sería que, tras la petición del fiscal, habría fecha para la vista oral: el 22 de marzo del 2022.

La constructora Hormofer, en su momento, se querelló contra la otra constructora y contra la sociedad de la que era administradora única Isabel Pantoja, pues entendía que se habían perjudicado sus derechos. La tonadillera recurrió su imputación alegando que se encontraba en prisión en ese momento por lo que no podía haber participado en nada y solicitando el sobreseimiento de la causa. Este recurso fue desestimado por parte de la Audiencia provincial de Málaga, reduciendo, eso sí, solo uno los cuatro delitos por los que se acusaba a Pantoja.

Artículo relacionado

En su escrito de imputación, la fiscalía considera que existen indicios suficientes para considerar que podría haber un acuerdo entre la constructora y la tonadillera para perjudicar a la querellante. El ministerio fiscal solicita una pena de hasta tres años de privación de libertad para la cantante por un supuesto delito de insolvencia punible, ya que considera que fue una "cooperadora necesaria".