Isabel Pantoja está desconcertada. La cantante no entiende nada desde que su hijo Kiko se sentase en 'Sábado Deluxe' para hablar de la depresión que sufre. “Estoy muy nerviosa”, llegaba a pronunciar al descolgar el teléfono cansada de todo lo que se está especulando sobre ella. Isabel ha querido entrar en directo en el programa donde colaboradora su hija Isa para aclarar lo ocurrido y sentar las bases de lo que ha pasado con su hijo. “No han contado la verdad”, aseguraba antes de cargar contra todos.

Artículo relacionado

“Yo me enteré de lo de mi hijo como todo el mundo se enteró, a raíz de la televisión”. Isabel Pantoja no puede más. La cantante asistía, sin previo aviso, a la confesión que realizaba su hijo en 'Sábado Deluxe' y no podía reprimir las ganas de hablar con él. Una conversación que ha desatado numerosas críticas, empezando por la del propio Kiko. El DJ lanzaba una puñalada a su madre a través de instagram que dejaba en shock hasta a su hermana Isa. ¿Cómo le ha sentado todo esto a la tonadillera?

“No digo que mi hijo tenga o no una depresión. Nadie en el mundo quiere más a mi hijo que yo, igual que a mi hija. Si mi hijo tiene una depresión, lo único que quise dar a entender era que era posible curarlo. Lo único”. Pantoja, fuera de sí, no puede entender por qué se la está tratando así. “Lo que quise darle a entender es que estamos pasando por lo que estamos pasando y que hay miles de personas con depresión, miles. Yo mato por mis hijos”.

Isa Pantoja El programa de AR
Telecinco

Pantoja relataba en 'El programa de AR' cómo se habían producido los hechos. Según su versión, Kiko iba a pasar el fin de semana a Cantora con las niñas cuando le llamó para decirle que no podía ir porque tenía una entrevista. “Cuando me dijo que venía a Cantora estaba feliz”, se lamentaba Isabel, que no entendía como luego había contado que estaba muy triste. “¿Por qué no lo ha solucionado él en casa y ha tenido que ir ahí?”, se lamentaba Isabel.

El papel conciliador de Isa

Su hija Isa, con cara de circunstancias, intentaba calmar a su madre. La colaboradora le pedía que no llamase más y que ya lo hablarían todo luego. “Me duele que hagan daño a mi madre”, aseguraba una vez terminada la conversación. “Se pone muy nerviosa”. Pantoja dejaba claro que habla a diario con su hijo y también con su hija Isa y con su nuera Irene. “Llamo a mi nuera Irene, que puede, me coge, que no puede, no me recibe. Pero que de ahí a que me achaquéis que yo soy egoísta...”.

Se avecinan tiempos complicados para el clan Pantoja. ¿Limarán asperezas Isabel y Kiko en privado? Sin duda, queda mucha comunicación por hacer y no parece que lo hayan podido resolver en este tiempo.