¿Qué pasa cuando te las das de bromista pero tu pareja te supera CON CRECES? Pues pasa que te haces un Kiko Rivera. Irene Rosales ha dado sopas con ondas a su maridito, devolviéndole una broma casera pero multiplicándola por 10 ¡la maestra de las inocentadas!

Artículo relacionado

Irene, aprovechando que estaba haciendo la comida, en este caso un delicioso arroz, ha querido pedir opinión a Kiko sobre el sabor. "Gordi, ¿está bien de sal?", le pregunta... pero lo que no le dice es que instantes antes ha puesto el móvil ha grabar y todos hemos visto cómo echaba un buen puñado de sal en la cucharada que daría a probar a su marido.

¿La reacción de Kiko? ¡Ah! Eso mejor lo veis, porque, desde luego, no tiene desperdicio. Después de esta, dudamos que le queden muchas ganas al DJ de responder a su mujer, pues ya ha comprobado cómo se las gasta y que si juega con fuego... ¡acabará achicharrado!