Iker Casillas hacía frente el 1 de mayo de 2019 al partido más importante de su vida. El futbolista sufría un infarto de miocardio durante uno de sus entrenamientos con el Oporto. Mientras el mundo del deporte contenía la respiración y su pareja, Sara Carbonero, volvía a Portugal desde Algeciras, el portero conseguía salir adelante. Sin embargo, desde aquel momento su vida no ha sido la misma.

Artículo relacionado

El guardameta ha querido recordar este significativo aniversario en las redes sociales. Un suceso que le ha cambiado la vida pero ante el cual se ha mostrado siempre muy positivo. Iker ha compartido en su perfil personal de Instagram una imagen en la que aparece mirando al horizonte junto con un mensaje muy esperanzador.

“Y así, sin darme cuenta, un año. No soy de los que mira el camino recorrido. No suelo alardear de las cosas que han salido bien pero en esta ocasión me siento contento por haber superado un gran obstáculo en mi vida. Ha sido, sinceramente, emocionante. Ha tenido terror, drama y ciertas dosis de ciencia ficción. ¡Y por supuesto, humor!”, ha escrito Iker. Un mensaje en el que, además, ha añadido dos ‘hashtag’ muy significativos: #soydelosquevenlabotellamediollena y #buenasnochesmundo.

Como era de esperar, los mensajes de ánimo y apoyo al guardameta no han tardado en llegar. Entre ellos, no podía faltar el de Sara Carbonero, quien ha escrito un emoji con forma de corazón con el que ha querido condensar todas sus palabras. La periodista, además, se ha convertido en el máximo apoyo del deportista en estos duros momentos, aunque para ella tampoco haya sido un año fácil.

Como consecuencia del infarto, el guardameta dejó de ponerse para siempre bajo los tres palos en un partido oficial. Además, pocos días después, la pareja tenía que hacer frente al diagnóstico y posterior operación de Sara Carbonero por un tumor en el ovario. Una lucha en la que ambos se han mantenido más unidos que nunca. Juntos han vencido a sus miedos y han superado este difícil desafío.

Artículo relacionado

Un año después, Iker Casillas también ha sabido reinventarse. Hace unos meses anunciaba su intención de cambiar el campo de fútbol por los despachos al presentar su candidatura a la presidencia de la Federación Española de Fútbol, lo que supondría la vuelta de la familia a Madrid. Mientras este momento llega, ambos se encuentran pasando el confinamiento con sus hijos en Oporto. Un 1 de mayo muy especial, en el que seguro celebrarán la vida como se merece.