Han pasado más de diez días desde el fallecimiento de la reina Isabel II. Diez días en los que los restos mortales de la monarca han viajado desde Balmoral hasta Londres pasando por diversos medios de transporte y diversos homenajes y responsos. Un trance durante el que el cuerpo de la reina ha estado expuesto para diversas vigilias y durante varios días en la capilla ardiente situada en Westminster. ¿Cómo ha podido realizarse? Gema Aldón, hija de Ana María Aldón, ha querido explicar cómo se ha debido proceder para conservarlo intacto.

Artículo recomendado

Joaquín Prat y Patricia Pardo, de luto para retransmitir el funeral de la reina Isabel II

Joaquín Prat y Patricia Pardo, de luto para retransmitir el funeral de la reina Isabel II

“El primer procedimiento que se le hace a un cuerpo es la desinfección y el lavado del mismo. Una vez terminado ese proceso se puede comenzar con el embalsamamiento en sí”. Gema Aldón ha dado respuesta a una de las grandes incógnitas desde que falleciese la reina Isabel II. La hija de Ana María Aldón es tanatopractora y tiene los conocimientos para explicar cómo se ha procedido el embalsamamiento de los restos mortales de la monarca.

“Embalsamar significa quitar los líquidos naturales del cuerpo como la sangre, y reemplazarlos por líquidos conservantes”, aseguraba Aldón en conexión en ‘Socialité’. “Algunas de las razones pueden ser que, la familia quiera embalsamarte, para recordarte, para verte, o porque quieren trasladar el cuerpo varios kilómetros”. Sin duda, es esta la respuesta que explicaría la necesidad de embalsamar el cuerpo de la reina.

“Se le puede dar al cuerpo una duración de hasta 5 años, y en procesos más completos, puede ser para siempre”, aseguraba la hija de Ana María. Se trata de una práctica habitual cuando, como en el caso de Isabel II, se organizan capillas ardientes para que la sociedad pueda despedirse de sus líderes o ídolos.