Poco a poco, vuelve la normalidad a la vida de Elena Rodríguez. La madre de Adara, tras haberse abierto como nunca en exclusiva para 'Lecturas', retoma la que era su vida antes de convertirse en concursante de 'Supervivientes'. Una vez reencontrada con su hija y su nieto, Elena ha querido recuperar el tiempo perdido junto a su pareja, Pedro Solà, un empresario con el que ya lleva cuatro años. Muy cariñosos y compenetrados, 'Lecturas' ha podido ser testigo en exclusiva del amor que se profesan.

Artículo relacionado

El suyo ha sido un concurso complicado. Elena daba un paso al frente tras muchos años resguardada tras la popularidad de su hija Adara y se convertía en protagonista gracias a 'Supervivientes'. Un trance del que ha salido reforzada y con el mejor de los regalos: ver a sus dos hijos en unión y conexión. Ahora, después de haberse sincerado en su entrevista más dura para 'Lecturas', Elena se ha refugiado en los brazos de su pareja, Pedro, tal y como ha podido comprobar 'Lecturas'.

Pedro ha estado en un segundo plano, pero ha seguido con orgullo el concurso de su chica. “Veo a Elena muy cambiada, necesitaba liberarse de cargas emocionales”, comentó. Elena se refugia en Pedro días después de abrir su corazón en Lecturas y sincerarse sobre la dura etapa que ella y sus dos hijos, Adara y Aitor, vivieron por culpa de una expareja suya. Elena se quedó impresionada por las palabras de Adara, que confesó: “Aquel hombre me destrozó la infancia”. Elena reconoció: “No di a las bofetadas la importancia que debía”. Tras una época en Madrid, Adara ha vuelto con su hijo a Palma, para que su hijo esté cerca de su padre, Hugo Sierra.

Portada Hugo Sierra