Cristini Couto se ha enfrentado este martes en 'La Casa Fuerte: Código Secreto' a 'El espejo del alma' y se ha derrumbado por completo al recordar su durísima infancia y el rechazo de su familia hasta convertirse en la mujer que es hoy. La brasileña empezó desde muy joven en el mundo del modelaje y en el 2007 se alzó con el premio de Miss Transexual International. La conocimos en 'Mujeres y Hombres y Viceversa' y ha confesado abiertamente que ha trabajado en numerosas ocasiones como escort y ha mantenido relaciones con príncipes, presidentes y futbolistas MUY famosos. Pero, ¿cómo ha sido la vida de Cristini? Ella misma se lo ha contado a Lara Álvarez rompiéndose completamente.

Artículo relacionado

Cristini Couto no se ha referido a ella misma nunca como un niño: "siempre fui una niña y ahora soy una mujer empoderada", ha dicho entre lágrimas pero firme enfrentándose a su propia imagen en el espejo. Un camino, eso sí, de mucho dolor. "No ha podido ser peor, muchas noches y días de lágrimas por no tener ningún apoyo, ha habido mucho dolor, ha sido muy duro pero a pesar de haber sido dura he podido llegar a ser la mujer que soy hoy", ha contado al revivir su infancia.

Cristini Couto se derrumba

Cristini Couto se derrumba al revivir su dura infancia en 'La Casa Fuerte'.

Telecinco

La vida de Cristini está marcada por la pérdida de su padre y, sobre todo, el rechazo de su único hermano. Así, ha contado haber sufrido maltrato psicológico y físico muchas veces: "Le intenté perdonar, es el único hermano que tengo. Lo necesitaba... No he tenido a un hombre en la familia, fue muy duro su rechazo y después de haberle perdonado, y de haberle ayudado mucho, hace 5 ó 6 años me dijo la palabra final... Él no me entiende, no me acepta, pero me gustaría un abrazo de mi hermano, la verdad", ha dicho sin parar de llorar.

Cristini Couto

Cristini Couto llorando en 'La Casa Fuerte'.

Telecinco

La participante de 'La Casa Fuerte' ha contado que también lo pasó muy mal en la escuela: "Me tiraban piedras, me han pegado muchas veces, ¡muchas! Pero diría nunca dejé de soñar, el rencor se ha transformado en dolor y perdón. He perdonado a todo el mundo que me hizo daño, amigos familia, hermano, a mi madre...".