Unos vienen, otros se van. La casa de la infanta Elena ha sufrido altas y bajas en cosa de poco tiempo. La hermana del rey ha dejado ya de vivir con su hija Victoria Federica pero ha recuperado la convivencia con su hijo Froilán. Grandes cambios que, claro, han afectado al estado de ánimo de la infanta. De repente, su pequeña ha volado para instalarse junto a su novio y la infanta se ha quedado más sola que nunca…

Artículo relacionado

Victoria Federica ha tomado una decisión importante en su vida. La hija de la infanta Elena, tal y como informa ‘Vanitatis’, se ha independizado. La joven ha decidido abandonar el hogar de su madre para irse a vivir con su novio Jorge Bárcenas. Una mudanza que habría ocurrido este pasado verano y que, claro, habría dejado a la hermana del rey muy afectada. Su pequeña ya es adulta y empieza su vida por separado.

Eso sí, la infanta no se habría quedado sola del todo. Su hijo Froilán ha regresado al hogar familiar. El hijo mayor de la infanta Elena, mientras espera tener una nueva casa en la que instalarse, ha vuelto a vivir con su madre. Una estancia temporal que haría que el síndrome del nido vacío sería menor tras la marcha de Victoria Federica.

Una relación complicada

Pese a los escándalos en los que han estado inmersos tanto Victoria Federica como Kiko Rivera, no se ha visto demasiado preocupada a su madre. La infanta Elena parece que se ha mantenido siempre al margen de las vidas de sus hijos. Según publica el citado medio, la hermana del rey siempre ha dejado mucho margen de actuación a sus hijos aunque sí ha estado pendiente de sus movimientos. ¿Cómo le habrán sentado las polémicas en las que han estado envueltos durante los últimos tiempos? ¿Habrá tomado medidas para que deje de pasar?