La salud de Mohamed VI está sido preocupante desde hace varios meses, y por ello este domingo el rey de Marruecos ha sido intervenido quirúrgicamente de una operación de corazón. La cirugía, segunda de este tipo para el soberano tras operarse en 2018 en París, en esta ocasión se ha realizado en la clínica del Palacio Real en Rabat.

Artículo relacionado

A sus 56 años, el monarca sufría un "aleteo auricular", que se traduce como un ritmo cardíaco anormal que ocurre en la aurícula cardíaca y produce taquicardia. Se trata de un trastorno muy común en pacientes que ya tienen una cardiopatía como hipertensión, cardiopatía isquémica o miocardiopatía, sin embargo, también puede darse de forma espontánea en personas con un corazón perfectamente sano.

Mohamed VI
Gtres

El pasado mes de otoño la salud del rey Mohamed VI hacía saltar las alarmas al dejar algunos compromisos de su agenda en manos de su hijo, el príncipe heredero Moulay Hassan, por una neumonía por la que estuvo en reposo varios días. El joven acudió al funeral de su gran amigo Jacques Chirac en París. Un dolencia que comenzó en 2015, cuando el monarca marroquí comenzaba a mostrar dificultades para respirar.

Tal y como han informado los médicos, la intervención se ha realizado con el objetivo de "restaurar el ritmo cardíaco normal", y ha sido todo un éxito. A pesar de que en 2018 sí se compartió una imagen del monarca en el hospital de París en el que fue operado por primera vez del corazón, por el momento desde la Casa Real no se ha publicado ninguna imagen.

Ahora solo queda esperar a que el soberano se recupere, por lo que es probable que volvamos a ver a su hijo mayor atendiendo parte de la agenda oficial. A sus 17 años, Moulay Hassan ya está más que acostumbrado a acompañar a su parte tanto por el país como en sus viajes al extranjero, así como a realizarlos solo, como fue el caso del funeral de Jacques Chirac.