Como bien nos han contado las múltiples crónicas que han ahondado en su relación, el rey emérito Juan Carlos no fue el primer amor de la reina Sofía. Muy risueña y enamoradiza, la royal tuvo fortísimo enamoramiento con solo 11 años. Tan fuerte que hasta llegó a 'prometerse'...

Artículo relacionado

Así lo aseguraba la reina Federica de Grecia a Tupper Brown Marshall, tercera mujer del general estadounidense George Marshall, secretario de Estado de la administración Truman, en una carta enviada en febrero de 1950, que ha sido recuperada gracias a la cuenta de Instagram firmada como reinasofiaarchive.

Reina Sofía

La reina Sofía con 10 años, junto a sus hermanos la princesa Irene y el príncipe heredero Constantino.

Casa Real

En el documento, la madre de la reina emérita relata cómo su hija les anunció a ella y a su marido, Pablo de Grecia, que se había "prometido" con un amiguito suyo, unos años mayor que ella. El niño en cuestión se trataba de Allan Minor, de 13 años, hijo de un diplomático americano.

"Sofía, mi hija mayor, nos ha anunciado a sus 11 años su compromiso con un niño americano de 13, un niño encantador llamado Allan Minor", indicaba divertida su propia madre en la carta. "Sus padres son unas personas muy agradables. Él es encargado de negocios (chargé d’affaires) cuando Grady (el embajador de Estados Unidos en Grecia) no está aquí. Están tan encantados como nosotros, aunque nos preguntamos si esto acarreará algún conflicto internacional. Lo más extraordinario es que, si bien "los prometidos" son bastante felices estando juntos, no sufren NADA cuando están separados. ¡Qué conveniente respecto a los adultos!", escribía en tono bromista la que fuera suegra de don Juan Carlos.

Reina Sofía

La reina Sofía en una foto de archivo cuando era una niña.

Casa Real

Tal y como publica la mencionada cuenta social, en la misiva también se especificaba que los tres hijos de los reyes helenos habían recibido con mucho agrado "la enorme caja de chocolates" que les habían enviado los Truman. "Se comportaron como si nunca antes hubieran visto chocolate. Los tres se sentaron en el suelo y empezaron a meterse los chocolates en la boca con ambas manos", le indicaba Federica a su receptora.

Además de por el dulce obsequio, Federica daba las gracias por unos "pequeños bolígrafos" recibidos por parte de sus amigos, prueba de la buena relación que existió entre las dos familias. En palabras del historiador Forrest Pogue, la madre de doña Sofía y George Marshall se conocieron en 1947 por mediación del primer ministro británico Winston Churchill. Federica de Grecia se encontraba en Londres con motivo de la boda de la reina Isabel II con Felipe de Edimburgo y pidió entrevistarse en su apartamento del hotel Claridge’s con el impulsor del Plan Marshall. Una historia que Federica continuó con los siguientes mandatarios una vez Marshall dejó de tener influencia en el Gobierno. Primero con Eisenhower y, después, con J. F. Kennedy.