Vaya sorpresa nos tenía preparada nuestra colaboradora Pilar Eyre. Su último libro 'Yo, el Rey', todo un éxito de ventas desde que salió al mercado, va a verse reflejado en una serie de televisión producida por Mediapro Studio. La serie, una especie de 'The Crown' a la española, estará escrita y dirigida por Javier Olivares, quien ya tiene en su haber series tan exitosas como 'El ministerio del tiempo' o 'Isabel'.

Artículo recomendado

Así fue la accidentada noche de bodas de Juan Carlos y Sofía

Así fue la accidentada noche de bodas de Juan Carlos y Sofía

Según recoge El País, Javier Olivares ya tiene planificada la serie, que duraría tres temporadas con unos diez o doce capítulos por temporada, aunque se desconoce todavía qué televisión o qué plataforma la emitiría. De momento, solo es un proyecto que está en proceso de escritura de guiones y que recogería, no solo la historia del rey emérito, sino también la del país en el que reinó durante casi 40 años.

La serie ya rondaba en la cabeza de los productores, aunque, inicialmente, iba a centrarse únicamente en el ocaso de Juan Carlos I. La irrupción del libro escrito por Pilar Eyre, publicado a finales de 2020, les hizo cambiar el enfoque y ampliarlo a su biografía al completo y, de paso, a hacer una radiografía de ese país triste y gris que Juan Carlos heredó de Franco y al que llevó a una modernidad democrática más acorde a lo que se llevaba en las monarquías europeas en los años 70.

El libro de Pilar Eyre retrata a un Juan Carlos con sus luces y sus sombras. Javier Olivares lo resume así en El País: "Una ascensión que fue muy dura, un auge en el que todos los españoles éramos juancarlistas y un shock final, al constatar lo que no quisimos ver". Según Olivares, en el libro de Pilar encontró "una mina de oro, una joya narrativa", con detalles y episodios hasta ahora desconocidos y que le debemos a la profunda investigación llevada a cabo por Pilar Eyre.

Eso sí, la serie, dice su director, tendrá un toque 'berlanguiano', por lo que cabe esperar que rezume humor satírico, algún histronismo surrealista y, sobre todo, un dramatismo que, por no llorar, acaba provocándote la risa.