El pasado 17 de agosto era uno de los días clave que la princesa Leonor (18 años) tenía por delante dentro de su formación como heredera a la Corona. Tras esta fecha llegarían más pero aquel día veraniego se conformó como el inicio de su formación dentro de la Academia General Militar de Zaragoza. El interés mostrado era evidente y al principio compartían muchas imágenes de la hija de la reina Letizia (51 años). Sin embargo, con el paso del tiempo ha habido un cambio de actitud, pasando al silencio más inesperado.

La hija del rey Felipe VI (55 años) ha cambiado su vida de manera radical. A pesar de llevar más de dos años fuera de casa debido a sus estudios en el internado de Gales donde ahora se encuentra su hermana, la infanta Sofía (16 años), este año ha dado un paso más. Sobre todo, en lo referente a su preparación como futura reina de España. La Princesa de Asturias ha dado comienzo a su formación militar, la cual le llevará a pasar por los tres ejércitos en un período de tres años, algo que le han acelerado para condensar sus estudios.

El cambio drástico de la Academia Militar de Zaragoza

Aquel 17 de agosto todas las miradas estaban puestas en la General, que es como conocen comúnmente a la academia donde la princesa se encuentra inmersa en su plan de preparación como heredera. Fuimos testigos de las despedidas de Leonor con sus padres y hermana, fundiéndose en un tierno abrazo con el que daban paso a esta nueva etapa que tenía que afrontar y que desconocía casi por completo, nada más que con los consejos de su padre.

Tras sus primeras imágenes en el interior de la Academia donde firmaba el Libro de Honor o se presentaba ante sus nuevos compañeros con su vestimenta habitual, pasamos a verla vestida de militar. Eran unas imágenes que todo el mundo estaba deseando ver y rápidamente se hicieron públicas. La princesa posaba sentada en su pupitre de clase mientras se podía leer en su uniforme sus apellidos, Borbón Ortiz. A esta foto la acompañaron algunas más junto a sus compañeros de batalla.

Además, en las redes sociales de la Academia aparecían este tipo de imágenes. Sin embargo, se ha generado un cambio drástico repentino. Y es que lo que en un principio parecía ser una constante muestra de imágenes, no lo ha sido tanto. En este último tiempo se ha pasado al más misterioso silencio, en el que apenas trascienden datos de la vida rutinaria de Leonor. ¿A qué ha venido este cambio? El caso es que de su vida privada y su relación con sus compañeros sí que se conocen más detalles que de sus actividades diarias en el Ejército.

Artículo recomendado

Leonor y Sofía, en el punto de mira de la prensa europea por un gesto 'made in Letizia'

Leonor Sofía

La misteriosa vida de Leonor en Zaragoza

La princesa se ha tenido que hacer con el decálogo del cadete y las normas a las que se tiene que enfrentar tanto ella como el resto de sus compañeros, ya que en ningún momento van a tener ninguna preferencia con la hija de Letizia. Las únicas excepciones que van a hacer con ella tratan sobre los distintos actos y eventos oficiales en los que tenga que acudir. Para todo lo demás, será una cadete más.

En cualquier caso, es mucha la expectación que ha generado su presencia en la capital aragonesa. Además, la joven que acaba de alcanzar la mayoría de edad ha sido vista en multitud de ocasiones por las calles de la capital maña. Si duda, es un síntoma de que pretende la normalidad absoluta, además de querer hacer buenos amigos durante su estancia en el Ejército, ya que guarda una estrecha relación con sus compañeros.

De hecho, nadie puede olvidar aquel momento que se viralizó inmediatamente en el besamanos del Día de la Hispanidad con un compañero. Además, en la Jura de Bandera también se le pudo ver conversar en el patio con sus amigos e incluso hubo algún gesto de cariño en el que una compañera le colocaba el pelo. Por tanto, demuestra por completo que se encuentra totalmente integrada en su nueva vida.

Artículo recomendado

La princesa Leonor, imparable: fecha y escenario de su inminente aparición pública

Leonor

El último detalle que ha provocado que conozcamos un poco mejor cómo es la relación de Leonor con sus compañeros fue en su cumpleaños. Tras la celebración oficial con toda la familia y la jura de la Constitución, la princesa regresaba a la Academia y sus compañeros le tenían preparada una fiesta sorpresa en una hamburguesería de la zona, algo que no esperaba para nada y que le hizo mucha ilusión. Este tipo de eventos y los movimientos que realiza la hija del rey Felipe por Zaragoza son las únicas pistas que tenemos de su cambio de vida, siguiendo a la espera de conocer en mayor profundidad cómo está viviendo su formación militar.