Meghan Markle y el príncipe Harry no podrían estar más asentados en Estados Unidos. Desde que decidieron irse de Reino Unido, hace ahora ya dos años, los duques de Sussex han dado muestras en público de estar encantados con su vida en Montecito (California) y su papel como embajadores de diferentes causas, además de empresarios gracias a sus suculentos contratos con grandes plataformas.

Artículo recomendado

Meghan Markle y el príncipe Harry se quedan sin sus últimos patronatos: Isabel II ya tiene sustitutos

Meghan Markle y el príncipe Harry se quedan sin sus últimos patronatos: Isabel II ya tiene sustitutos

Tan felices están en Estados Unidos, que Meghan Markle no se plantea bajo ningún concepto regresar a Reino Unido. Según ha asegurado el experto real Tom Bower a ‘The Sun’, la duquesa de Sussex “no tiene intención de regresar” a un país donde “ya no es bienvenida”. Algo que no parece importarle lo más mínimo a la mujer del príncipe Harry.

Meghan Markle y el príncipe Harry

Meghan Markle y el príncipe Harry, el pasado septiembre en Nueva York

GTRES

“Por el momento, el destino final de Meghan Markle no está claro, pero desde luego tiene el respaldo para dar el salto a la política estadounidense”, asegura Bower a la mencionada publicación, en donde se destaca que Meghan Markle está encantada por su creciente popularidad en Estados Unidos y lo que busca es la aprobación en este país.

Meghan Markle y el príncipe Harry dejaron Reino Unido en enero de 2020 y, desde junio de ese mismo año, residen en una mansión en Montecito, una exclusiva área situada en California donde cuentan con otros vecinos famosos.

Artículo recomendado

Meghan Markle y el príncipe Harry, salpicados por la polémica de Joe Rogan en Spotify

Meghan Markle y el príncipe Harry, salpicados por la polémica de Joe Rogan en Spotify

Desde que pusieron rumbo a Estados Unidos, Meghan Markle y el príncipe Harry han dejado claro en numerosas ocasiones su intención de comenzar una vida lo más alejada posible de los miembros de la casa real británica. Es más, desde que se fueron, el nieto de Isabel II tan solo ha visitado su país natal en dos ocasiones, una con motivo del fallecimiento del duque de Edimburgo y para un homenaje a su madre, mientras que la duquesa de Sussex no ha volado a Londres en ninguna ocasión. Una muestra más de su intención de que su vida se desarrolle al otro lado del Atlántico.