Ni coronas fastuosas ni tiaras de ensueño no radiantes collares de perlas y diamantes. La reina Isabel II era "una mujer increíblemente humilde de corazón", cuenta la jefa de comunicación del Natural Diamond Council, Lisa Levinson, que ha revelado una de las últimas voluntades que se cumplirán el día de su entierro, cuando yazca al lado de su padre, Jorge VI, y su marido, Felipe de Edimburgo, en la cripta real de la capilla de San Jorge. Un deseo cargado de significado y que será el último gesto de amor hacia el duque quien, a pesar de todo, fue el hombre de su vida y que, tras su muerte, sin duda, se apagó una importante parte de ella.

Artículo recomendado

Kate Middleton incluye un guiño a Lady Di en su look para el cortejo fúnebre de Isabel II

Kate Middleton incluye un guiño a Lady Di en su look para el cortejo fúnebre de Isabel II

Según cuenta Levinson al medio británico Metro, la reina Isabel II pidió expresamente ser enterrada con dos joyas muy concretas y a las que estaba muy unidas sentimentalmente. No son ni de lejos dos de las piezas más valiosas ni más estimables de su patrimonio, que está compuesto por 98 broches, 46 collares, 37 pulseras, 34 pares de pendientes, 15 anillos, 14 relojes y cinco colgantes. Sencilla, mostraba entusiasmo cuando hablaba de caballos, de sus adorables corgis y de la figura de su marido, el duque de Edimburgo.

Precisamente, las joyas que eligió para hacer su último viaje tras fallecer el pasado 8 de septiembre en Balmoral a los 96 años, guardan una estrecha relación con su historia de amor con su marido, cuyo matrimonio duró 74 años. "Es poco probable que esté vestida con algo más que su simple anillo de bodas de oro galés para descansar y un par de pendientes de perlas", apunta la experta.

Artículo recomendado

La corona de Escocia: la joya de 500 años, de oro y piedras preciosas sobre el féretro de Isabel II

La corona de Escocia: la joya de 500 años, de oro y piedras preciosas sobre el féretro de Isabel II

De momento, ya hemos visto a algunos de los miembros de la familia real con otras joyas muy significativas que ha llevado la reina en vida, o que están directamente relacionadas con ella. Su hija, la princesa Ana, habría heredado su anillo de compromiso, mientras que Camilla, la reina consorte y esposa del rey Carlos, lució en la despedida en Escocia su broche preferido, regalo de la monarca. Este jueves, en los actos centrales de los fastos funerarios en honor de Isabel II, Kate Middleton ha llevado un broche floral que perteneció al joyero de Isabel II.