La muerte del duque de Edimburgo ha provocado una imagen que hacía más de un año que no se veía: el reencuentro del príncipe Harry con el resto de la familia real británica. Tras coincidir en público, el duque de Sussex también ha mantenido conversaciones tanto con su hermano, el príncipe Guillermo, como con su padre, el príncipe Carlos. Unas charlas que, eso sí, han estado marcadas por la desconfianza.

Artículo relacionado

Aunque el príncipe Carlos está “desesperado” por poder reconciliarse con su hijo, Guillermo no lo tiene tan claro, debido a que no termina de confiar del todo en su hermano. “Guillermo necesita saber que puede confiar en Harry y que las conversaciones privadas se mantendrán en privado”, ha asegurado una fuente cercana a la familia real británica a la revista Vanity Fair, quien también ha destacado que varios miembros de la familia real británica “no pueden creer lo que hizo” en la entrevista con Oprah.

Guillermo y Harry

Los príncipes Guillermo y Harry mantuvieron una charla a la salida del funeral de su abuelo.

Gtres

Una desconfianza que también ha señalado otra fuente al diario The Mirror. “Hay mucha desconfianza dentro de la institución y todo sigue siendo muy, muy crudo”, ha asegurado. Además, ha resaltado que el príncipe Carlos continúa “muy herido” por la decisión que tomó su hijo de conceder la entrevista a Oprah Winfrey junto a Meghan Markle.

Artículo relacionado

Eso sí, a pesar de todas las reticencias, los miembros de la familia real británica están hablando para intentar solucionar sus diferencias. El príncipe Harry mantuvo una charla bastante clara durante dos horas con los príncipes Carlos y Guillermo y Kate Middleton después del último adiós al duque de Edimburgo. “Guillermo, Kate y Carlos se marcharon después de unas dos horas, lo que fue suficiente para que comenzara el proceso de hacer que padre y hermanos volvieran a hablar”, ha asegurado sobre el encuentro una fuente al diario The Sun. Un primer paso para recuperar una relación que en el último año no ha hecho más que empeorar.