Se saltaba las recomendaciones sanitarias hace unos días, y el haberse arriesgado ante la situación de crisis mundial generada por el covid-19 le ha salido caro. Marta Luisa de Noruega volaba a comienzos de esta semana hasta Estados Unidos para reunirse con su novio, Durek Verret, por unas horas.

Artículo relacionado

Un viaje que no realizaba sola. Junto a ella volaron sus hijas Maud Angélica, Leah Isadora y Emma Tallulah, de 16, 14 y 11 años, respectivamente, una mala decisión que ha acarreado sus consecuencias: tanto la hija de los reyes Harald y Sonia de Noruega como sus tres nietas se encuentran en cuarentena, cumpliendo así los protocolos de las autoridades sanitarias noruegas.

Marta Luisa de Noruega y Durek Verret
Shaman Durek

Era el propio Durek el que, a través de su cuenta de Instagram, desvelaba con una imagen acompañado de su novia que la princesa había volado desde Noruega para estar junto a él. En sus palabras, el mensaje era muy claro: "Mi amor, sin ni siquiera decirme nada, apareció en mi puerta antes de aislarme. Literalmente voló por todo el mundo antes de que se cerraran las fronteras de su país. Solo para verme antes de que ya no podamos, solo fueron dos días".

Una escapada que, como era de esperar, ha vuelto a levantar las críticas hacia la princesa, un malestar social que ha sido afrontado por una portavoz de la Casa Real noruega. Ha sido Carina Scheele Carlsen, gerente de Marta Luisa, la que ha explicado que la hermana de Haakon y sus hijas viajaron antes de que se decretaran las medidas de confinamiento. "La princesa y las niñas se fueron antes de que se implementara la cuarentena y antes de que las autoridades dijeran que no debían ir a Estados Unidos. Regresaron a Noruega tan pronto como pudieron y ahora están en cuarentena y sin síntomas", manifestaba ante el diario VG.

Marta Luisa de Noruega
Gtres

Era el pasado 12 de marzo cuando el ministro de Sanidad noruego Bent Hoie emitía la siguiente orden a sus vecinos: "Recomendamos encarecidamente a todos que se abstengan de viajar por placer", unas advertencias que la hija de Harald de Noruega se saltaba con el objetivo de demostrar su amor al mundo. "Rezo por todos los afectados y para que todos podamos estar en este maravilloso planeta en el que vivimos con el respeto y el amor que se merece", publicaba como respuesta en la publicación de Durek Verret.