La última aparición púbica de Marta Luisa de Noruega tenía lugar en enero, con motivo del funeral de su exmarido Ari Behn, que se celebraba a comienzos de año en la Catedral de Oslo. Desde entonces, la hija de los reyes Harald y Sonia se había volcado en sus tres hijas, desapareciendo por completo de la esfera pública y distanciándose físicamente de su novio, Durek Verret, quien ha continuado con su trabajo al otro lado del charco.

Artículo relacionado

A pesar de los rumores de ruptura, al encontrarse separados a miles de kilómetros, la pareja ha desmentido estas conjeturas en un reciente viaje a Hawái, unas idílicas vacaciones en las que han estado acompañados de las hijas de la princesa, Maud Angelica, Leah Isadora y Emma Tallulah. Allí, aprovecharon para conocer a la familia del curandero.

Marta Luisa de Noruega y Durek Verret

Ahora, ha sido el mismo Durek el que ha querido zanjar estos rumores de separación con una publicación en sus redes sociales. Concretamente, el chamán ha compartido una imagen en el que aparece junto a su novia y acompañados ambos del actor James Van Der Beer -más conocido por la mítica serie Dawson Crece- y su mujer, Kimberly.

Acompañando la fotografía, el curandero dedica unas palabras muy espirituales: "Pasar tiempo con mis amigos y familiares creativos es lo mejor del mundo. Hay tanto poder cuando se conecta con almas visionarias. Tanto amor en este divertido grupo. Tribu, etiqueta a tus amigos inspiradores y diles gracias. Las personas que nos inspiran siempre deben ser amadas y apoyadas. Los amo a todos ustedes, son la luz de las luces", un mensaje que la propia Marta Luisa no tardaba en responder con un significativo corazón.

Se trata de una publicación muy significativa para Marta Luisa de Noruega quien, además de reaparecer en la vida pública, muestra su inmersión en los círculos de Hollywood entre los que se suele moverse su pareja Durek. Hay que recordar que el chamán es guía espiritual de estrellas como Gwyneth Paltrow o Shelma Blair. Lejos quedan los días de tragedia y tristeza que la Familia Real noruega ha vivido tras la repentina muerte de Ari Behn.