Iñaki Urdangarin iniciaba este domingo su nueva vida en Vitoria después de dos años en la cárcel de Brieva (Ávila). A lo largo de todo este tiempo, si hay algo con lo que ha contado el marido de la infanta Cristina es con el apoyo incondicional de su familia. Ninguno de ello le dio la espalda, todo lo contrario, era habitual ver a Claire Liebaert, su madre, así como sus hermanos visitarle en infinidad de ocasiones.

El camino a la libertad total cada vez está más cerca para Iñaki Urdangarin y en este proceso, el exduque de Palma decidía trasladarse de Madrid a Vitoria para estar más cerca de los suyos. Esta noche ha sido la primera vez que el exdeportista dormía en la prisión alavesa de Zaballa, un fuerte cambio para él y es que cabe recordar que durante su condena permaneció absolutamente solo, con la única compañía de los funcionarios de prisiones.

Artículo relacionado

Mientras esperamos con ansia que Iñaki inicie sus compromisos profesionales como consultor en un bufete de abogados en el centro de la ciudad vasca, diversos testigos apuntan que esta misma mañana aprovechaba sus horas de libertad para nadar en un polideportivo cercano a la casa de su madre. Claire no puede ocultar su felicidad de tener a su hijo de nuevo en casa y así poder recuperar todo el tiempo perdido: "Le está costando un poco volver a la normalidad pero poco a poco", confesaba a la prensa con mucha naturalidad.

¿Cómo está Iñaki?¿Cómo afronta esta nueva etapa? Todas las declaraciones de la madre de Iñaki Urdangarin a golpe de clic ¡No tienen desperdicio!