Uno de los privilegios de las mujeres que pertenecen a la familia real británica es llevar tiaras en eventos oficiales. Es en algunas recepciones oficiales, en algunos banquetes del mismo carácter o en bodas, cuando esta joya cobra protagonismo. Desde que Kate Middleton y Meghan Markle llegaron a la familia de Isabel II,son varias las ocasiones en las que las hemos visto llevar tiaras. Una de las grandes incógnitas que existe desde que los duques de Sussex anunciaron que dejaban de formar parte de la familia real es si volveremos a ver a Meghan lucir una de estas piezas tan exclusivas.

Artículo relacionado

Una vez más la que tiene en sus manos la decisión es Isabel II. Aunque Harry y Meghan vayan a dedicarse a otras cuestiones y vayan a vivir entre Estados Unidos y Reino Unido, estarán al lado de los Windsor en los momentos más especiales. Por eso es más que probable que veamos a la pareja en algún evento de gran magnitud. Y si la monarca británica lo permite, Meghan Markle podrá lucir de nuevo una tiara. No será hasta que llegue un momento así cuando sepamos si la exactriz deslumbrará con una de estas joyas, pero todo apunta a que Isabel II le negará este privilegio.

Meghan Markle

La reina de Inglaterra le da mucha importancia a este complemento. De hecho hace unos meses decidió que Meghan Markle no tuviera acceso a las tiaras más valiosas de la familia real británica y que fuera Kate Middleton la única que pudiera ponérselas. El motivo fue que quería marcar la diferencia jerárquica que existía entre ellas. Una es la futura reina consorte de Inglaterra y la otra la mujer del príncipe no heredero. Por eso tomó la decisión de guardar las más importantes para la duquesa de Cambridge. De esta forma es probable que si Kate y Meghan coinciden en un evento de los que requieren llevar tiara, una la lleve y la otra no, marcando más todavía la diferencia.