Carlota Casiraghi eligió un vestido corto de Saint Laurent para la ceremonia civil, pero se guardó sus mejores galas para la fiesta de la noche que duró hasta altas horas de la madrugada, con actuaciones musicales, baile y mucha diversión. La hija de Carolina deslumbró con su segundo look nupcial: un vestido blanco sin tirantes, con original escote y ceñido a la cintura, reservando el protagonismo para la voluminosa falda y para la gargantilla que lució Carlota: una impresionante joya que perteneció a su abuela, Grace Kelly, con tres hileras de diamantes talla esmeralda y brillante de inspiración art déco. Para resaltar aún más esta espléndida joya, Carlota se recogió su melena con un falso bob.

Artículo relacionado

Wedding Reception 👰💏🤵💕 #CharlotteCasiraghi #DimitriRassam

Una publicación compartida de Charlotte Casiraghi (@charlottecasiraghi_) el

También su recién estrenado marido, Dimitri Rassam cambió su look por otro de gala, pues lució un esmoquin con americana blanca, al igual que su ya cuñado, Andrea Casiraghi.

Durante la animada fiesta, tanto Carlota como su madre, Carolina de Mónaco, no pararon de bailar, tal y como podemos ver en un vídeo que compartió uno de los invitados y que recogen las cuentas de fans de la familia monegasca. En las imágenes también podemos ver a Andrea, muy animado y a Pierre, el hermano menor de Carlota.