Después de aplazar la vista hasta en dos ocasiones, este viernes Belén Esteban y Olga Moreno se han encontrado en los juzgados de Plaza Castilla como demandadas. Rocío Carrasco denunciaba a la colaboradora y Olga Moreno por hacer público el contenido de la carta de la Agencia Tributaria donde se detallaba la deuda que tiene con Hacienda.

Belén Esteban era la primera en llegar a la cita alrededor de las 12 de la mañana. Con gesto tranquilo y del brazo de su marido, Miguel Marcos, la colaboradora de 'Sálvame' atendía a la prensa y admitía que volvería a hacerlo porque su trabajo es informar. La de Paracuellos ha testificado frente al juez por un presunto delito de revelación de secretos vulnerando así la intimidad de Rocío Carrasco.

Artículo relacionado

Sin miedo alguno a consecuencias, Belén atendía a la prensa a su llegada y expresaba su punto de vista ¡No te pierdas todas las declaraciones!

Belén Esteban y Miguel

Belén Esteban llega al juzgado junto a su marido Miguel

Gtres

Solo media hora después, Belén Esteban abandonaba el juzgado: "Ha ido todo bien. Estoy tranquila", manifestaba a la prensa allí congregada. "He respondido a todo lo que me han preguntado, he dicho la verdad", sentenciaba. A partir de ahora, será su abogado quien le diga los pasos a seguir.

Artículo relacionado

Tras ella llegaba la otra demandada, Olga Moreno, acompañada también de su marido, Antonio David Flores. Aunque ambas llegaban junto a sus respectivas parejas, las restricciones sanitarias obligaban a las demandadas a acceder en solitario a las instalaciones.

A quien no hemos visto, pese a la petición de las defensas, ha sido a Rocío Carrasco. Laa hija de la más grande no tenía la obligación de declarar al tratarse de una vista. Si se llega a la apertura de juicio, entonces sí, Carrasco, Moreno y Esteban acabarían sentándose cara a cara.

Antonio David Flores y Olga Moreno

Antonio David acompaña a Olga a las puertas del juzgado

Gtres