Patricia Gaztañaga se ha convertido en la última protagonista del blog de Jorge Javier Vázquez, publicado en exclusiva en Lecturas este miércoles 14 de octubre. El presentador aprovechó que debutaba como presentador en Rumore Rumore en San Sebastián para quedar con la mítica periodista, que durante años estuvo al frente de El diario de Patricia.Como si el tiempo no hubiera pasado, ambos disfrutaron de una comida junto la familia de ella. Un encuentro en el que tuvieron tiempo de ponerse al día y hablar de lo mucho que ha cambiado la vida para ellos, en especial, para Patricia.

Artículo relacionado

Si por algo es conocida Gaztañaga es por haber estado al frente de El diario de Patricia entre 2001 y 2008. Aunque el programa se prolongó hasta el 2013, ella decidió dejarlo ese año para presentar No es programa para viejos en Antena 3. Posteriormente, dio el salto a Cuatro, para pasar por ETB, volver a Atresmedia y finalmente, terminar su carrera en la televisión pública en el año 2016, con como última emisión.

Desde entonces, la periodista se ha mantenido alejada de la pequeña pantalla. Una nueva vida con la que está totalmente encantada, tal y como se desprende de las palabras de Jorge Javier Vázquez en su blog. “No tiene ninguna gana de volver a televisión. No echa de menos su trabajo ni un poquito. Y su discurso suena sincero, nada impostado”, ha escrito el presentador de Sálvame.

En la actualidad, Gaztañaga vive en Bilbao en una casa con vistas al museo Guggenheim, tal y como mostró en su cuenta de Instagram durante el confinamiento. Allí reside junto a su marido y sus dos hijas, de 15 y 10 años. Con su pareja tiene una empresa: Arzaga 2001 S. L. Amos la formaron en el 2001 para desarrollar actividades dentro de la publicidad, tal y como ha publicado Huffington post. Entre los año 2009 y 2014 también tuvieron otro negocio, Nikobe 2009, que terminaron liquidando.

Artículo relacionado

Una vida muy diferente a la que vivió durante sus años en televisión aunque ella sigue siendo la misma, tal y como ha resaltado Jorge Javier: “Me emociona ver a Patricia. Está divertida, alegre y vital pero con ese poso emocional que navega a veces en la melancolía porque vivir también implica a veces decir adioses”, asegura el blogero de Lecturas. Todo después de llevar más de cuatro años alejada de las cámaras.