Arantxa Sánchez Vicario ha vuelto a la televisión y se ha abierto en canal. La extenista ha hablado de todo y de todos con Mamen Mendizábal en 'Palo y Astilla', también de su ex marido Josep Santacana. Arantxa se volcó en su relación con el empresario catalán, padre de sus dos hijos, a pesar de las dificultades que atravesaron en su relación. La familia Sánchez Vicario no veía con buenos ojos a Santacana pero aún así ambos decidieron casarse y formar su propia familia. Un sueño que se acabó desvaneciendo.

Artículo recomendado

Arantxa Sánchez Vicario se rompe en 'Palo y Astilla' al hablar de sus padres: "Soy humana y pedir perdón cuesta"

Arantxa Sánchez Vicario se rompe en 'Palo y Astilla' al hablar de sus padres: "Soy humana y pedir perdón cuesta"

"Yo estaba enamoradísima, lo di todo por amor y no fui recompensada. Lo bueno es que tengo a unos hijos maravillosos y doy la vida por ellos", le ha dicho Arantxa Sánchez Vicario a la periodista Mamen Mendizábal abriéndose en canal. Arantxa y Santacana pusieron fin a su relación tras muchos años juntos hace ya casi tres años y comenzaron una lucha legal que todavía no ha acabado. La exdeportista ha sido muy sincera con respecto a su matrimonio fallido con el catalán y ha sentenciado: "Di mucho más de lo que recibí".

Arantxa Sánchez Vicario en Palo y Astilla

Arantxa Sánchez Vicario habla de su ex marido en 'Palo y Astilla'.

LaSexta

Josep Santacana fue el apoyo de Arantxa Sánchez Vicario cuando esta se enfrentó y rompió con su familia tras la publicación de su libro Arantxa, ¡Vamos! Memorias de una lucha, una vida y una mujer, en cuyas páginas acusaba a sus padres de controlar absolutamente su vida y el dinero que había ganado, del que no quedaba nada debido a las malas gestiones de su padre. Ahora, la extenista ha confesado que su matrimonio no estaba tan compensado y que ella dio muchísimo al padre de sus hijos sin recibir lo mismo a cambio.

Arantxa Sánchez Vicario

Arantxa Sánchez Vicario hace un repaso a su vida en 'Palo y Astilla'.

LaSexta

Sí ha recuperado la relación con los suyos y, aunque no pudo despedirse de su padre por la durísima crisis familiar, ahora vive volcada en su madre. "Siempre he estado más con mi madre pero cuando mi padre venía [a verla jugar] era bueno poder compartir todo con él. Los dos estaban conmigo, eran diferentes de carácter pero me daban sabios consejos y me entendían bien", ha dicho Arantxa sin poder evitar emocionarse. Arantxa volvió a unirse a su familia tras la muerte de su padre y la separación de Santacana.