Tras pasar unas vacaciones en Málaga con su madre, Anita Matamoros regresó a la capital, donde le ha sorprendido la publicación, por parte de Lecturas, de la separación de sus padres, Kiko y Makoke. La joven ha dado sus primeras declaraciones al respecto.

Artículo relacionado

Antes de entrar a comer a un restaurante de la capital, Anita era interceptada por unos reporteros que trataban de saber cómo se encontraba tras la noticia. “Bueno… ya sabéis que yo no hablo”. Matamoros se ponía nerviosa ante los micrófonos de la prensa y se mostraba de lo más tímida. Aunque ella está acostumbrada a mostrar en redes su vida privada, solo enseña lo que quiere. Prefiere centrarse en mostrar los aspectos positivos que la rodean, y aquello que la pone triste dejarlo para la intimidad. De hecho, ella, al ser la más joven de la familia Matamoros, sería quien lo está pasando peor con la ruptura del matrimonio.

Ahora sí estoy viviendo con mi padre, pero cuando vuelva mi madre pues no sé”. La casa familiar está a la venta, Anita se marcha a Milán a estudiar, y Makoke ha expresado su deseo de regresar a su Málaga natal a vivir y lo que hará Kiko es todo un misterio.

La joven influencer, que por la tarde estuvo de concierto en Valladolid y, por la noche, salió de fiesta en la capital, asegura que sus padres están “llevando la separación de manera diferente”, pero no sabe quién la lleva mejor ni quién peor.