No podía estar muy alejada de Benidorm. Andrea Janeiro, que hoy es la protagonista de nuestra portada junto a su primer amor, ha cambiado Malta por el Levante español. La 'timpana' por la paella. La fiesta por… la fiesta. En eso no hay mucho cambio. La hija de Belén Esteban ha regresado a sus orígenes veraniegos, pero, esta vez, los ve desde otra perspectiva diferente: como mujer mayor de edad.

Artículo relacionado

En estas vacaciones no está sola, además de estar con su novio, un guapísimo joven de origen inglés, también está acompañada por algunos amigos íntimos, como Ismael, que también estuvo en su fiesta de cumpleaños y es amiguísimo de Alejandra Rubio, hija de Terelu, o Aless Gibaja o Ana de Cózar, una joven que, como Andrea, desea dedicarse al mundo de la comunicación, especializándose en la información relacionada con la música. Además, ambas son fans de Justin Bieber.

Con su grupo de amistades, las noches de fiesta se suceden. Las terrazas de Benidorm, con sus neones, sus gogós y su música de electrolatino atronando marcan el ritmo de un verano excitante, diferente y divertidísimo. Bailes en una de las discotecas de moda, donde pincha DJ Nano, amigo personal de su madre, shishas de sabores y el humo da forma a este estío que Andrea vive sin Belén.

Belén está dejando completa libertad a su hija pues confía al 100% en la madurez de Andrea, y, mientras una está en el norte con su pareja, Miguel, la más joven disfruta de la playa y la marcha benidormense. Aunque no está alejada de su familia, en la ciudad, no olvidemos, tiene a su abuela María del Carmen, que vive instalada en el Levante desde hace años. Y es que los amigos están muy bien para salir de fiesta, pero donde esté el consejo y el cariño de una abuela, que se quite todo lo demás.