Están siendo unos meses muy difíciles para Ana Rosa Quintana, tal y como ella aseguró a su regreso tras las vacaciones, “no ha sido el mejor verano de mi vida”, dijo al sentarse en su programa. Hoy, al finalizar el espacio, se emocionaba al mandar un cariñoso recuerdo a un buen amigo, cuya mujer había fallecido. Además, era su vecina y una de las personas más importantes de su vida.

Artículo relacionado

“No quiero despedir el programa sin mandar un abrazo, un beso efusivo a mi amigo y vecino Raúl del Pozo”. El periodista había perdido a su mujer esta misma mañana, y para Natalia Ana Rosa ha tenido unas preciosas palabras. “La adoro. Ha sido una mujer importantísima en vida, siempre cariñosa, dulce, inteligente...”. Además ha confesado que ambas familias, la suya y la de estos vecinos con tanta amistad, celebran juntos las Navidades, por lo que la unión es máxima. Finalizaba su recuerdo invitando a Raúl a que, siempre que lo desease y como acostumbra, buscara la silla que ella le tiene reservada en su casa.

Ayer fue su vuelta al trabajo y Quintana abordó, sin problema, la detención de su marido el pasado agosto. Juan Muñoz pasó un par de días en dependencias policiales y fue puesto en libertad sin fianza, lo que tranquilizó a la familia, que estaban angustiadísimos por lo que estaban viviendo. “Las cosas van solucionándose y quienes tenían que decirlo ya lo han dicho ante el juez, que nadie les ha extorsionado. Mi marido está colaborando con la justicia para que pueda cerrarse este sumario lo antes posible, así que vamos a dejar que jueces, fiscales y abogados hagan su labor”, explicó. “Ustedes tienen que comprender que yo no soy la persona más indicada para informar de un tema que afecta a mi familia. No soy capaz de tratar esto de manera objetiva. Este programa les va a informar de lo que exija la actualidad”, prosiguió.