Alejandro Rubio siente una especie de ‘alergia’ mediática cuando ve aproximarse un micro o una cámara. Hombre discreto, el exmarido de Terelu ayer tuvo que hacer de tripas corazón por la persona que más quiere en este mundo, Alejandra, su hija, que celebraba su fiesta 18 cumpleaños.

El óptico habló de su niña, de quien solo reconoce virtudes, "es perfecta". Desea apoyarla en todo pero admite que le sorprendería, al igual que a su exmujer, que esta se quisiera dedicar a la televisión. Y es que, tal y como ha descubierto Carmen Borrego, su sobrina y ahijada es de lo más tímida.

Artículo relacionado

Alejandro ha sido sincero en todo momento mientras respondía a la prensa, asegurando que “no le aconsejaría a mi hija que se dedicara a esos programas, con todo mi respeto. Yo, por supuesto, no los veo”. Se refería a los realities, donde Alejandra ha encontrado tantos amigos. Nombres como el de Aless Gibaja, Liz Emiliano o Oriana Marzoli han salido de ‘GH’, ‘MYHYV’ o ‘Supervivientes’. “Le gusta mucho el mundo de la moda. Ella tiene muy claro que desea ser una profesional de este campo. Y esto os lo digo yo porque es verdad”, contaba a las puertas del local en el que se llevaría a cabo la fiesta. “No penséis que ella se va a dedicar a ninguna otra cosa que no sea eso”, zanjaba.

Alejandro destaca la “madurez” de la joven y que su madre “sabe lo que hace”, rompiendo una lanza a favor de su exmujer después de llevar semanas en las que la se la ha juzgado duramente por la exposición a la que ha estado sometida la adolescente desde que cumplió la mayoría de edad.