Alejandra Rubio está encantada con su nueva casa y ya la tiene casi a punto. Hace algunos días aprovechó para comprar unos detalles de decoración y este fin de semana no dudaba en compartir a través de Instagram uno de los rincones más coquetos de su casa: el recibidor. Aunque sigue viviendo en la zona de Aravaca, la hija de Terelu Campos se ha alejado un poco más de su madre, algo que la colaboradora no ha recibido de buena gana.

Artículo recomendado

Alejandra Rubio abre las puertas del envidiable vestidor de la casa que ahora comparte con su novio Carlos

Alejandra Rubio abre las puertas del envidiable vestidor de la casa que ahora comparte con su novio Carlos

"Que mona estaba la entrada de casa", escribía Alejandra Rubio ilusionada mientras se fotografiaba en el espejo que ha colocado en el recibidor. La joven ha elegido una decoración nórdica muy sencilla y personal formada por un pequeño mueble de madera con patas altas sobre el que ha colocado libros de moda, un recipiente con espejo para dejar las llaves, un original jarrón y uno de sus cuadros. Pero si hay un objeto que marca la diferencia es el espejo redondo, máxima tendencia en decoración en los últimos tiempos.

Alejandra Rubio
Instagram @alerubioc

La publicación no ha estado exenta de polémica y Alejandra aprovechaba la oportunidad para hacerle un pequeño reproche a su chico que había dejado el rotulador y una cinta por medio. El joven malagueño no tardaba en reaccionar al toque de atención de su chica: "Le tengo que dar el toque personal. Te amo".

Alejandra y Carlos llevan poco más de ocho meses juntos y aunque al principio han llevado la relación a distancia, desde hace unas semanas el joven dejaba todo en Málaga y se trasladaba a Madrid. Terelu Campos está encantada con su nuevo yerno y no dudaba en dar la cara por él públicamente: "Carlos es una bellísima persona, es un niño de una familia cómoda de Málaga y que está haciendo un esfuerzo con el trabajo que está realizando, es un trabajo muy duro e ingrato, lo voy a dejar así".