El 2021 ha sido un año muy difícil para Ainhoa Arteta. La soprano fue ingresada el pasado verano por un cólico renal que se terminó complicando y que le llevó a sufrir la amputación de varios dedos de su mano derecha. Un bache muy complicado que casi acaba con su vida tal y como confesó la presentadora y amiga íntima de la cantante Ana Rosa Quintana.

Afortunadamente todo quedó en un susto y después de meses de convalecencia, Ainhoa Arteta va recuperando poco a poco su vida. Hace algunos meses, la artista reaparecía a través de su perfil de Instagram para agradecer todo el cariño recibido y anunciar que su vuelta al trabajo estaba muy cerca: "Sigo trabajando y esforzándome para poder incorporarme lo antes posible", apuntaba sin dar más detalles sobre su situación.

Artículo recomendado

Ainhoa Arteta reaparece y aclara cómo se encuentra tras su contratiempo de salud: "Sigo trabajando y esforzándome"

Ainhoa Arteta reaparece y aclara cómo se encuentra tras su contratiempo de salud: "Sigo trabajando y esforzándome"

Pues bien, Ainhoa Arteta se encuentra tan bien que no ha dudado en hacer las maletas para disfrutar de una escapada a Berlín donde ha disfrutado de lo lindo junto a su amiga y compañera María José Montiel. Las artistas han recorrido como unas turistas más el tradicional mercadillo navideño y no han dudado en inmortalizar el momento: "Tarde de risas y felicidad. Qué estupenda, guapa y recuperada estás ya (...) Gracias por estos momentos de sincera amistad, confidencias y cariño", escribía María José junto a una batería de imágenes en las que aparecen brindando por todo lo bueno que está por venir.

Ainhoa Arteta

Ainhoa Arteta celebra la pre-Navidad junto a su amiga María José

Instagram @mariajosemontiel_mezzosoprano

Pero parece que Ainhoa no ha viajado sola y es que en stories ha publicado un divertido vídeo junto a su hija Sarah Croft, reflejo de que madre e hija están más unidas que nunca a pesar de las últimas polémicas que las rodeaba.

Dicen que después de la tempestad llega la calma y tras el que ha sido, probablemente, el año más complicado de su vida, Ainhoa mira al futuro con muchas ganas e ilusión de disfrutar de la vida al máximo junto a todos sus seres queridos.