Pocas cosas le hacían más ilusión a Laura Matamoros que este viaje a Nueva York. Una escapada de tan solo cuatro días a la ciudad de los rascacielos por motivos profesionales, pero que le ha servido para retomar su agenda laboral más internacional, que, a consecuencia de la pandemia, había estado parada. Pero, afortunadamente, los compromisos parece que se reactivan y ella feliz de ello; aunque para ello tenga que vivir momentos tan dolorosos como el que pasó en la Gran Manzana

Artículo recomendado

Laura Matamoros, sorprendida por Benji Aparicio en su cumpleaños

Laura Matamoros, sorprendida por Benji Aparicio en su cumpleaños

“Me he metido el hostión de mi vida”, decía muerta de la vergüenza. Laura Matamoros acababa de pegarse uno de los mayores golpes de su vida ¡y en pleno restaurante! ¡Con la vergüenza que eso implica!. ”Se ha quedado todo el local en silencio mirándome ¡Casi me rompo una pierna!”, exclamaba, y es que había hecho un aterrizaje forzoso, en plena pizzería, debido a que había metido la pierna en la cadena del bolso de su amiga. Algo que le podría pasar a cualquiera pero que le pasó a ella… Ojo, que la cosa no quedó ahí en mero bochorno, sino que después estaba realmente dolorida. Tras eso, la rodilla se le hinchó y cada movimiento le provocaba un ‘ay’. “He caído en seco. La tengo hinchada… ¡claro que la tengo hinchada! Me muevo y me duele”. Y todo por querer hacer una foto a una pizza, para que luego digan de la vida del influencer.

Laura Matamoros

Laura Matamoros en Nueva York

Instagram @_lmflores

Esta misma semana, coincidiendo con el viaje, se publicaba que su relación con el padre de sus dos hijos, Benji Aparicio, no atravesaba su mejor momento. Los rumores de crisis volvían a acechar a la pareja, que ha negado de manera categórica que lo suyo haga aguas. Se dijo que habían pasado la semana santa separados, pero lo cierto es que estuvieron juntos en Málaga.

Está muy bien viajar pero mejor está regresar a casa. Y Laura Matamoros debe de estar deseando reunirse de nuevo con sus dos pequeños, Mati y Benji, que se han quedado viendo al abuelo Kiko cómo se tiraba del helicóptero en 'Supervivientes'.