'La resistencia' ya está oficialmente de vacaciones hasta la próxima temporada televisiva. Pero antes de despedirse de público momentáneamente, quiso celebrar un cierre por todo lo alto. El lugar elegido fue Ibiza. El equipo dejó el madrileño Teatro Príncipe Gran Vía y se trasladó hasta la isla para grabar las dos últimas entregas ante las casi 300 personas que se dieron cita en el embarcadero de Santa Eulària des Riu. Los invitados fueron Rigoberta Bandini y Aleix Espargaró, pero el que protagonizó el momento más bizarro del último programa fue Jorge Ponce, que se coló en uno de los yates que se encontraban cerca del embarcadero.

Artículo recomendado

Rigoberta Bandini sorprende en 'La resistencia': "Me retiro"

Rigoberta Bandini sorprende en 'La resistencia': "Me retiro"

Jorge Ponce se vistió, como él mismo dijo, "de rico". "El material es de calidad", explicó David Broncano. Se atavió con los materiales necesarios para que le escucharan en plató cuando estuviera mar adentro y se montó en una lancha para llegar hasta una de las embarcaciones que se encontraban justo al lado de donde estaban grabando los especiales. Pretendían acercarse sin ser vistos, para contar con el factor sorpresa. "Estamos muy cerca del barco, ¿y sabes qué ha pasado? Que nos han visto. No sabemos que si están en actitud amistosa y si nos van a clavar un arpón", informó Jorge, a lo que Broncano respondió: "Que te hagan algo grave no, pero si te pegan un arponazo en un gemelo, me gustaría".

Se saludaron y Jorge Ponce saltó a la embarcación. Se topó con una pareja que hablaban en francés y el cómico hizo lo que pudo. Recibió ayuda de Broncano con el idioma desde plató. Enseñaron el interior del barco: "Oh là là, la que tienen montada esta gente". "Soy muy pobre, ¿puedo ver el barco?", le preguntó Jorge Ponce en inglés. Se lo enseñaron, primero la zona de mandos, después, la habitación que se escondía tras unas escaleras. "Aquí hay un salón increíble. Puedes echarte en alta mar y cagar como en un Hilton", relató el cómico. Se trasladaron a la proa para terminar de recorrer el yate y simular que se encontraban en el Titanic. Jorge Ponce se dejó caer sobre la barandilla y la pareja le acompañó. El cómico perdió la petaca, que se cayó al mar. Y tras este percance, ese despidió de Broncano y del público.