Arantxa del Sol rompe su silencio y emite un comunicado de última hora sobre su comportamiento en 'Supervivientes 2024'

Arantxa del Sol ha escrito un comunicado tras días de silencio y ha confesado que está arrepentida por su comportamiento en 'Supervivientes'

Adrián López
Adrián López

Redactor digital de Lecturas

Arantxa del Sol
Gtres

Hace unos días que la audiencia de 'Supervivientes' fue sorprendida con una inesperada medida con Arantxa del Sol (51 años), que fue despedida fulminantemente de Telecinco tras reconocer que había dado "una colleja" a Ángel Cristo durante un enfrentamiento que tuvieron en la barca, donde no había cámaras. "Tras conocer, a través de su testimonio en 'Supervivientes. Conexión Honduras', el incidente protagonizado por la exconcursante, Mediaset España, en cumplimiento de su Código Ético, ha decidido no volver a contar con ella en las galas del reality", comunicaron desde la cadena.

Desde entonces Arantxa había querido permanecer en silencio. Una estrategia que muchos no entendían. Pero ahora, pocos días después de su salida de Mediaset, la presentadora, muy arrepentida con su comportamiento, ha lanzado un comunicado a través de las redes sociales en el que se dirige a todos sus amigos y seguidores, donde primero agradece a todos el apoyo que ha recibido durante su estancia en Honduras. 

"Vuestras palabras de apoyo han sido y siguen siendo un bálsamo para el alma en estos momentos, sobre todo esta semana que ha sido convulsa para mí y para mi entorno", ha comenzado diciendo Arantxa, que ha dejado claro que durante estos días de silencio ha podido "flexionar, descansar" y estar con su familia de nuevo. "Reconozco y me arrepiento de mis acciones y aunque respondieron a la coacción, a la presión y a los nervios vividos en un momento específico del programa, no justifica mis actos. Nunca", escribe en el comunicado. 

Artículo recomendado

Arantxa asegura además que está muy agradecida por la experiencia que ha vivido en la isla porque cree que todo ha sido "enriquecedor y lleno de aprendizajes". "Eso es con lo que me quiero quedar, con los buenos recuerdos que he tenido, que tengo y que siempre llevaré en mi corazón", expresa la presentadora, que aprovecha además para definirse y revelar que es momento de rodearse de las que más la quieren. 

"Soy una mujer fuerte, llena de alegría y de vitalidad, pero reconocer cuándo es el momento en el que te faltan fuerzas también es importante. Ahora es tiempo de estar con mis seres queridos, recibir su amor y cuidar de mí misma. Gracias a todos por vuestro apoyo incondicional día tras día", ha concluido del Sol junto a un adiós y varios emoticonos de corazones en el texto de su comunicado. 

La colleja de la discordia a Ángel Cristo

La exconcursante de 'Supervivientes', que ha estado estos días recuperando el tiempo perdido junto a Finito de Córdoba porque nunca habían estado tanto tiempo separados, ha tenido una de las vueltas más controvertidas de toda la historia del reality. Tras contar lo ocurrido, la famosa "colleja" a Ángel Cristo,  las redes sociales la lincharon y la exconcursante tuvo que abandonar el plató. A su regreso, y después de que pidieran su expulsión inmediata, Arantxa quiso quitar hierro al asunto.  "No tuvo mayor importancia. Si hubiera sido una agresión yo estaría fuera del programa mucho antes", contó, aunque sin mucho efecto sobre la directiva de la cadena, que quiso que no volviese nunca más. 

Pero días después sorprendió mucho cuando se publicaron unas palabras en las que la presentadora se quejaba supuestamente de la producción de 'Supervivientes'. "La verdad es que me llevan presionando desde la directiva de Telecinco muchos días con que supuestamente 'hablara' y dijera mi versión. Fui prácticamente sincera, durante el regreso en la lancha, Ángel se dedicó a amenazarme a mí y lo que es más importante para mí, con romper mi familia. Un patrón que ya traía estudiado de casa, compuesto por él y su mujer. Nunca hablé, por miedo a romper mi familia, esa que tanto quiero. Cuando ocurrió el acto, inmediatamente le pedí perdón a Ángel por el acto, pero no por mis palabras, porque así las sentía. Me han utilizado para generar el morbo de 'que lo cuente' y cuando he sido utilizada y exprimida, ya no les sirvo. Así funciona esta cadena", explicaba. Unas palabras que horas después Arantxa dejó claro que no había escrito ella y que era un mensaje falso del que investigarían su procedencia. 

"Acabo de toparme con una publicación en X que quiero aclarar de inmediato. La imagen que circula es una manipulación total y no representa en absoluto mis opiniones o sentimientos. Estamos investigando su origen para tomar las medidas correspondientes", explicó en sus redes sociales. 

Ahora Arantxa tiene claro que quiere y necesita tranquilidad. Aunque no sabemos si en algún momento se le pueda levantar el veto (de hecho incluso Ángel Cristo dijo que no había sido para tanto y que no era tan importante cuando le preguntaron si creía que había sido una agresión), parece la presentadora prefiere continuar con su vida alejada de los focos de Mediaset y al lado de su familia. Quizá en un futuro tenga la oportunidad de regresar y ponerse al frente de algún que otro formato. 

Loading...