Raquel Bollo adora vestir en clave tendencia y se arriesga en lo a estampados, colores, texturas y siluetas se refiere. Eso sí, siempre dentro de sus márgenes estilísticos. La colaboradora arriesga y gana y con sus últimos estilismos para la tele lo ha confirmado. Dos conjuntos sencillos pero especiales, perfectos para Navidad, una cena o una mañana cualquiera que necesitemos venirnos muy arriba, en el que ha jugado con los contrastes de la prenda más básica de todo fondo de armario, la camiseta blanca, y las prendas de brilli brilli más extravagantes.

Artículo recomendado

Raquel Bollo sabe cómo combinar unos jeans para conseguir un look de Navidad ideal

Raquel Bollo sabe cómo combinar unos jeans para conseguir un look de Navidad ideal

Los looks con camiseta blanca funcionan ahora y siempre. Es una prenda salvavidas y básica, un lienzo en blanco sobre la que construir cualquier estilismo y acertar casi sin esfuerzo. Las camisetas blancas están en el primer puesto de las categorías de prendas comodín, pero están lejos de ser aburridas si sabemos combinarlas como Raquel Bollo.

Raquel Bollo ha actualizado el manual de uso de la camiseta blanca más allá de los looks de trabajo y propone llevarla en looks de fiesta. No puede ser casualidad que hasta en dos ocasiones la diseñadora haya combinado su camiseta básica blanca con prendas llamativas, muy de fiesta y con brillos. Vestir de fondo de armario está en auge pero en este caso ha sacado de contexto la prenda para darle un aire totalmente renovado. Por un lado, Raquel Bollo ha combinado su camiseta blanca con jeans y sandalias de tacón, hasta ahí normal, pero ha añadido un kimono de paillettes, que además tiene efecto estilizador y sirve como complemento para redondear el look.

Para su colaboración con 'Viva la Vida' del pasado fin de semana, Raquel Bollo subió la apuesta combinando su camiseta blanca con una falda de tubo de lentejuelas muy colorida y con dibujo geométrico, una de las tendencias en alza. Dos looks modernos, rejuvenecedores y con altas dosis de extravagancia que vuelven a demostrar que para siempre tener qué ponerte y acertar hay que invertir en prendas básicas y muy versátiles.