Menudo viajazo se está pegando Nuria Roca esta Semana Santa. La presentadora encuentra en Nueva York una de sus ciudades favoritas, y en cuanto ha podido ha puesto rumbo a la Gran Manzana para disfrutar de unos días de desconexión. Junto a su marido Juan del Val, Nuria está recorriendo sus lugares favoritos. El matrimonio no para de hacer planes y de moverse de aquí para allá. Por eso, la colaboradora de ‘El Hormiguero’ ha metido en su maleta looks comodísimos sin olvidarse de las tendencias de la temporada. Con el último que ha lucido, ha dado una idea perfecta para que las mujeres de 50 vayan cómodas tanto en sus viajes como en el día a día con un look rejuvenecedor de jeans modernos y zapatillas Converse muy fácil de copiar.

Artículo recomendado

Juan del Val, en Nueva York junto a Nuria Roca, cuenta cómo se encuentran tras el tiroteo en el metro

Juan del Val, en Nueva York junto a Nuria Roca, cuenta cómo se encuentran tras el tiroteo en el metro

Nuria Roca ha posado durante un paseo por Nueva York con un look de básicos súper cómodo en el que ha incorporado algunas de las tendencias más modernas de la primavera. La presentadora ha optado por el mix infalible del blanco y negro con un conjunto de blazer, camiseta, pantalón y zapatillas. Y el truco para rejuvenecerlo se encuentra en el bajo de los jeans y en el calzado. Esta primavera se llevan muchísimo los jeans con el bajo deshilachado, y Nuria Roca no ha dudado en sumarse a esta tendencia de aire juvenil.

Nuria Roca

Nuria Roca en Nueva York.

Instagram @nuriarocagranell

La presentadora ha combinado estos jeans con unas zapatillas Converse, otra de las claves para modernizar cualquier look. En este caso ella se ha llevado a Nueva York unas en color blanco de estilo clásico. Un tipo de zapatilla que va con todo tipo de prendas y que le resulta de lo más cómoda. Nuria Roca no ha necesitado nada más para dar una lección de estilo desde el otro lado del charco con una combinación que sienta genial a los 50 y que se puede llevar en un viaje, en la oficina, en una jornada de recados o en una comida con amigas. Pura versatilidad.