Sara Carbonero nos sorprendía hace unos meses con un nuevo look, dejando de lado la melena XXL para pasarse a un look totalmente contrario: el pixie. Un tipo de look que enmarca las facciones, y aporta movimiento y volumen. Este tipo de corte es perfecto para darle una nueva vida para el cabello más fino, y es una de las propuestas en tendencia favorita de las celebrities. La periodista ha sido la mejor confirmación de su versatilidad, y facilidad para llevarlo hacia varios estilos según va creciendo, para las que tienen miedo a probar con el cabello corto.

Artículo relacionado

En apenas pocas semanas hemos ido viendo cómo ha ido evolucionando este corte XS hasta convertirse en una melena corta, por encima de los hombros. Ana Martínez, Education Manager de Jean Louis David, nos da las claves de sus cambios a lo largo de este corto tiempo.

Su primera propuesta nos mostraba ese pixie con aires roqueros, inspirado en los años setenta y ochenta. Un corte muy versátil que juega con algunos mechones más largos para encuadrar el rostro, y definir la nuca.

Este corte pixie fue creciendo, y nos dejaba un look mucho más libre y rebelde. Un corte de los años 90 con un estilo grunge y salvaje, que contaba con un efecto despeinado con aire glamuroso y pero sin abandonar ese aire rockero.

Según iba creciendo la melena, Sara empezaba a sumarse a los peinados pulidos, cambiando la raya hacia un lado. Un corte que ya iba en camino de la melena, y que centraba la importancia en otra de las tendencias clave de la temporada, el flequillo.

Su última imagen nos dejaba un largo mucho más evidente. Apostando por un flequillo degradado muy definido que aporta mucho movimiento al cabello y definen los rasgos del rostro, conocido como "corte shag". Este corte se complementa muy bien ya que maximiza mucho más el gesto ondulado de su cabello. Un look que sirve para casi todo tipo de cabellos y que marca la diferencia en el largo de las capas.