Esta cuarentena está siendo la ocasión perfecta para empezar a cuidarnos en serio, tanto por dentro como por fuera. Y, dentro de las rutinas faciales básicas hay una nueva tendencia que cada vez estamos viendo más, el yoga facial. Se trata de una de las mejores maneras de mantener la elasticidad y la firmeza en el tejido cutáneo, además de contar con numerosos beneficios, convirtiéndose así en la rutina envejecimiento ideal a partir de los 40. Así lo confirma Eugenia Silva, quien también ha querido empezar a comprobar sus efectos para tratar y prevenir la aparición de arrugas, bolsas y ojeras.

Artículo relacionado

Este tipo de rutina facial se trata de un automasaje que consigue eliminar las toxinas para poder trabajar directamente sobre las arrugas. Aunque es sencillo, tenemos que saber que para ver resultados, hay que conocer el orden y los movimientos exactos, al igual que el número de repeticiones. Y ahora que no podemos salir de casa, es uno de los ejercicios perfectos para empezar durante la cuarentena, y aprender el paso por paso.

Y es que, si hay algo que caracteriza a la modelo española, es su impecable piel y su envidiable firmeza a los 44 años, algo que nos hace pensar que si funciona este truco de belleza. Eugenia lo recomendaba a través de su Instagram, con una serie de fotografías donde iba contando este paso a paso tan esencial, y confesaba que llevaba haciéndolo desde hace años, dos o tres días a la semana. "En la cara también tenemos músculos, es similar a una rutina de Gym para los músculos faciales" apuntaba.

Pero, cómo hay que hacerlo exactamente. Eugenia Silva nos resumía las claves de esta tendencia tan rejuvenecedora:

1. Sigue la línea del hundimiento del pómulo mientras sujetas con otra mano el mentón y sigue los movimientos lineales siempre ascendentes

2. Reafirmar el arco mandibular haciendo fuerza con la cabeza hacia abajo y puños hacia arriba. Que notes de tensión. (Repetir de 7 a 10 veces)

3. Movimientos semicirculares en el óvalo facial. Siempre de manera ascendente. (15-20 repeticiones)

4. Toques ascendentes desde la ceja hasta la frente para un efecto lifting

5. Estirar el rostro con la palma de la mano hacia la sien. (7-10 repeticiones)

Este tratamiento requiere de una practica continuada para notar el cambio, donde tan solo necesitas sacar 15 o 20 minutos cada dos o tres días. Y, si quieres ver un ejemplo gráfico sobre cómo seguir estos pasos, te dejamos un pequeño tutorial. ¡Toma nota!