Irene Rosales ha estrenado la nueva temporada de 'Ven a cenar conmigo: gourmet edition' junto a Fani Carbajo, Amador Mohedano y Miguel Frigenti. La mujer de Kiko Rivera ha abierto las puertas de su casa y ha desvelado algunos aspectos de su familia que hasta ahora nunca había contado. Una revelación que ha dejado a sus comensales de lo más intrigados.

Artículo relacionado

Todo ha empezado cuando Miguel Frigenti le ha preguntado si su suegra, Isabel Pantoja, suele invitar a comer a mucha gente. "Sí, sí. A mi suegra le pasa como a Kiko, que le encanta tener la casa llena de gente", ha empezado contando, y por su cara ha dejado claro que no es algo que le haga mucha gracia.

Y no lo ha negado. "A él le gustan los planes más moviditos, pero a mí me gusta más la soledad. Al principio no lo llevaba bien, pero ya le digo, cuando no me apetece, que se vaya él a casa de alguien o por ahí".

A pesar de este pequeño detalle, Irene Rosales solo tiene buenas palabras para su marido y para su familia política. "Isabel Pantoja es una suegra/madre, y ahora que me falta la mía pues la trato como una madre", ha confesado la joven andaluza. Irene ha contado que aunque su marido es diferente a ella en cuanto a su vida social, está orgullosa de su relación y viviría lo bueno y lo malo con él "una y mil veces".

Irene Rosales Ven a Cenar

"Hemos pasado una etapa muy mala, muy mala. Pero no quedaba otra que luchar", ha contado, y ha aprovechado para dejar muy claro y callar a todos los detractores del matrimonio: "Nunca me planteé dejarlo".

Por supuesto, también ha hablado de su relación con su cuñada Isa Pantoja. "Hemos tenido muchos bajos, pero ahora muy bien. Y Asraf me cae muy bien, le he conocido".