"Yo no soy madre y no conozco su experiencia, pero a ella sus polluelos le duelen especialmente", Tamara Falcó (41 años) ha deslizado como se encuentra su madre, Isabel Preysler (71 años), después de defenderse de los ataques del entorno de Mario Vargas Llosa (86 años). El patio no puede estar más revuelto desde que la 'socialité' y el premio Nobel rompieran su relación de ocho años. La marquesa de Griñón, que ha protagonizado un beso de película con Íñigo Onieva (33 años) en su primer posado en un photocall, ha sido clara al referirse a la polémica con el exnovio de su madre y sus hijos, que no han parado de agitar el avispero, como también ha destapado Pilar Eyre en su blog de Lecturas.

Artículo recomendado

Tamara Falcó e Íñigo Onieva, cómplices y enamorados, sellan su reconciliación con un besazo ante a las cámaras

Tamara Falcó e Íñigo Onieva

Tamara Falcó debuta en la Fashion Week Madrid

Tamara Falcó ha conquistado este jueves uno de sus hitos profesionales. La hermana de Ana Boyer ha debutado en la Fashion Week Madrid de la mano de Pedro del Hierro. A pesar de la sonada ausencia de su madre, ha respondido a todas las preguntas acerca de la polémica ruptura y el cruce de reproches que ha habido entre ambos bandos.

Isabel Preysler salía hace unos días en ¡Hola! en defensa de Tamara quien, según su versión, habría sido diana de las burlas de Vargas Llosa. Según la madre de la marquesa, el escritor peruano habría incluido alguna referencia irónica en referencia a la novia de Íñigo Onieva. Una ofensa que le ha dolido sobremanera, pues defiende que Mario ha tenido de Tamara un trato amable y de gran cariño.

Artículo recomendado

Isabel Preysler, contra las cuerdas tras perder a su mejor consejero

Isabel Preysler

Se queda a gusto con las 'pullas' a Mario Vargas Llosa y su exmujer Patricia

Entre risas y buen rollo, Tamara Falcó también sabe disparar dardos y en este vídeo no se deja nada en el tintero que decirle al exnovio de su madre. "Si me quiere mencionar, que sea con cariño", ha sido una de las frases de su dardo demoledor al premio Nobel.

La buena sintonía que ha habido todos estos años en Villa Meona, y entre las familias de Isabel y Mario, parece que solo era un espejismo. Una pose de cara a la galería. Tal como destapaba Lecturas, el detonante de su ruptura fue una bronca por la marquesa de Griñón, debido al discurso homófobo que pronunció en México en octubre.

Después de que la 'socialité' confirmara su ruptura con el autor de 'La fiesta del Chivo', sus hijos han tomado partido de manera activa, compartiendo fotos íntimas de su padre, totalmente arropado por sus hijos e incluso escenificando un acercamiento con su exmujer, Patricia Llosa. Aunque estuvo presente en París, en el ingreso de Mario en la Academia Francesa como "inmortal", lo cierto es que ninguno de ellos ha confirmado esta segunda oportunidad. Un regreso que no han parado de insinuar sus hijos, ¿como parte de la guerra abierta que mantienen con Preysler?

Falcó también ha tenido para Patricia Vargas a la hora de atender a los medios. Ante la respuesta de si realmente había coincidido con ella en un vuelo reciente a París, Tamara ha dejado clara su indiferencia, asegurando que no la vio en el avión. "Viajaría en business", ha respondido irónica.

¿Rivalidad entre Isabel Preysler y Carolina Molas?

Otro de los aspectos alrededor de su madre a los que ha respondido es acerca de su papel en su boda con Íñigo Onieva este próximo julio. El empresario ha elegido a su madre, Carolina Molas, como madrina, desplazando en protagonismo a la madre de la novia. ¿Existe rivalidad entre las consuegras? Descubre la respuesta de Tamara Falcó dándole al PLAY.